Masacre de El Paso debe impulsar el control de armas en EU: López Obrador

0
258

Por Agencias

Valle de Bravo.- El crimen masivo de El Paso, Texas, debe llevar al análisis y la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas, dijo hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Somos muy respetuosos de lo que decidan otros gobiernos, pero pensamos que estos lamentables hechos que se presentaron en Estados Unidos, deben de llevar a la reflexión, al análisis y a la decisión de controlar la venta indiscriminada de armas», señaló el mandatario en su conferencia diaria, ahora desde esta localidad del Estado de México.

«Lo digo con todo respeto, no es nuestro ánimo entrometernos a la vida interna de ningún país», subrayó. «Pero sí debe replantearse este asunto, porque afecta mucho en este caso a los estadunidenses y también nos afecta a nosotros».

López Obrador insistió en que en vista del proceso electoral en Estados Unidos quería ser parco en sus declaraciones, pero «si vemos las cosas con objetividad, tendríamos que decir que en los dos partidos principales» de ese país «ha habido poca atención al control de las armas».

A pregunta expresa sobre la posible responsabilidad del discurso con señalamientos racistas que ha mantenido el presidente Donald Trump, el mandatario mexicano apeló a la no intervención como principio y a la pertinencia de no incidir en el proceso electoral estadounidense en curso, para «no personalizar en las alusiones».

México insistirá en la necesidad de buscar un mayor control para la venta de armas en Estados Unidos, dijo. «No quiero que se vaya a malinterpretar, siempre vamos a defender a nuestro pueblo».

«A pesar del dolor y la indignación, no queremos prestarnos a que se utilicen con propósitos electorales en Estados Unidos», agregó.

El presidente indicó que las secretarías de la Defensa y de Marina mantienen el decomiso de armas en el país y combaten el tráfico.

Aseguró que «hubo en algún tiempo hasta algún acuerdo, inclusive confidencial, clandestino» para introducir armas a México desde Estados Unidos.

El mandatario aludió en esa forma al fallido operativo Rápido y furioso, por el cual la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos introdujo más de dos mil armas a México, entre 2006 y 2011, con el fin de hallar pistas del tráfico, pero al final el arsenal quedó en manos del crimen organizado.

«Quienes estaban entonces en el gobierno son ahora los que están en la oposición», añadió, en referencia al periodo presidencial de Felipe Calderón (2006-2012), del Partido Acción Nacional.

Ahora, de acuerdo a la legislación vigente, en México existe «más control que en otros países en cuanto a la adquisición de armas, la portación de armas, que requieren de permisos» de la Defensa, añadió.

Sin embargo, el mandatario sostuvo que no puede apostar a que México y Estados Unidos sean «vecinos distantes».

«Tenemos que procurar relaciones de buena vecindad», añadió.

Dijo que lo más importante es respaldar a las víctimas de los fallecidos y la defensa de los connacionales en Estados Unidos. Señaló que desde antes de tomar posesión ha mantenido contactos con Trump, por carta y teléfono, para lograr una relación de cooperación. (Alonso Urrutia/Néstor Jiménez/La Jornada).