Por fin la ansiada renuncia

0
268

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En plenitud de su experiencia, cuando está por cumplir 62 años (4 de septiembre) y a 20 años de haber iniciado su período como alcalde de la capital, Enrique Cárdenas del Avellano prácticamente se “destapó” para buscar la dirigencia estatal del CDE del PRI.

Conoce el escenario. Ya pasó por ahí en los tiempos de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

En esta ocasión tendría que sacarla en una competencia interna donde, por ahora, solo se ven dos interesados: Edgardo Melhem Salinas y Emilio Grimaldo Hernández.

Los tres son amigos de quien ganó el proceso electoral nacional, Alejandro “Alito” Moreno. Sin embargo las “tablas” de Cárdenas lo colocan como puntero para rescatar los restos del naufragio tricolor. El otro amigo, Enrique Arreola Vidal, luce muy verde para la empresa (su experiencia es de síndico).

Cárdenas del Avellano hizo ante la prensa una evaluación de la elección interna del domingo, para lo cual invitó a los coordinadores de la competencia en el Estado, Humberto Valdez Richaud, del establo de Ivonne Ortega, y a Enrique Díaz Vargas, gente de Lorena Piñón.

Solo acudió el segundo. Valdez “no pudo llegar” (o no quiso).

El ex presidente de Victoria coordinó la campaña del ganador, Moreno Cárdenas, su amigo desde que ambos fueron diputados federales. Lo hizo ganar con amplio margen en tierras cuerudas.

Sin que existan resultados oficiales, la votación fue baja.

Los cálculos de Enrique confirman lo que se sabía desde la noche del domingo. La votación rondó por el 10 por ciento del padrón que suma alrededor de 338 mil militantes tamaulipecos. Vendrían siendo 33 mil 800 que acudieron a las urnas.

De esa cantidad, un 80 por ciento abrían cruzado la boleta en favor del de Campeche.

El también ex líder del Congreso del Estado  no la tiene fácil. El Revolucionario luce destrozado, desarticulado y sin aquella poderosa estructura que le dio tantas victorias.

Por lo menos se sabe que, este mismo fin de semana, presentará su renuncia la actual presidenta, Yahleel Abdala Carmona, una vez que el Instituto Electoral le entregue su constancia de diputada electa por la vía de “chiripa” (plurinominal), evento que se realizará el martes por la tarde.

Nunca le interesó el partido. Vegetará en el Congreso por dos años para aspirar en 2021 a la alcaldía de Nuevo Laredo, una empresa que ahora se antoja imposible.

Decíamos que no la tiene fácil  ECA. La “célula” del Revolucionario, que vienen siendo los dos mil 09 seccionales, están destrozados. A sus filas penetraron las oposiciones.

Fueron electos en agosto del 2010, es decir, hace nueve años. Están vencidos desde el 2013. En los hechos prácticamente no existen. Se les ha dado “vida” en documentos, pero no en sesiones presenciales.

Pasa lo mismo con los comités municipales, vencidos desde el 2017. Se les nombró entre febrero y abril del 2014 por un ciclo de tres años. De los originales ya casi nadie queda, se dejaron caer en los brazos de la competencia. Se fueron con partidos más exitosos.

Si el PRI tiene la seria intención de reactivarse tiene mucho trabajo por delante, todo dentro de la unidad, como señalaron este lunes Cárdenas, Díaz y Arreola.

El propio CDE anda por la calle de la amargura. Es fecha que no ha terminado la presidencia iniciada por Rafael González Benavides, llevando como segunda de abordo a Zulema Flores Peña, el 15 de diciembre del 2015. Era por tres añitos.

Don Rafa renunció el 3 de octubre del 2016 apenas iniciaba como diputado plurinominal. En orden de prelación (le llaman ellos) subió la secretaria general Flores Peña.

Otro tramo le fue encargado a Sergio Guajardo Maldonado. Por votación directa fue nombrado presidente con fecha 26 de agosto del 2017. Tampoco terminó y por instrucciones del CEN entregó  el changarro a Abdala.

La de Nuevo Laredo arribó el 3 de octubre del año pasado, con José Benítez Rodríguez como secretario general.

Así pues, a la renuncia de la presidenta, será Benítez el encargado provisional del negocio en tanto se convoca y nombra al nuevo comité.

Los consejos políticos tampoco existen.

El estatal con sus aproximadamente 700 miembros (de entonces) fue instalado el 5 de diciembre del 2012 con vigencia también de tres años. Al 2019 no se sabe siquiera cuántos viven, ya murieron o están en el bote.

Los municipales se eligieron en agosto del 2014 y tampoco funcionan. No se les toma en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Decíamos que Enrique no la tiene fácil. Para comenzar deberá echar a todo lo que huela a egidismo. Desde el 2016 las decisiones se toman con la anuencia del equipo del ex Gobernador. Heredó la última estructura.

Cárdenas del Avellano viajará a la Ciudad de México la semana entrante para entrevistarse con el nuevo dirigente nacional.  De ahí saldrá la agenda de qué se hará con el Revolucionario en Tamaulipas, que bien pudiera ser quitarse el cordón umbilical con la gente que vive en San Pedro Garza García, Nuevo León.

Decíamos que Abdala Carmona se retira con la constancia de legisladora en la mano. El IETAM se reunirá este martes para repartir el “pastelillo” de 14 asientos en el Congreso local.

Si bien le va, el tricolor alcanzará hasta tres posiciones (en un descuido solo dos), con lo cual también cobrarán Florentino Sáenz Cobos y Ma. Olga Garza Rodríguez.

También este lunes fue hackeado por espacio de alrededor de media hora el portal del Gobierno de Tamaulipas por un grupo autodenominado como Oaxaca Hackers Team.

A través de un boletín, la administración dijo que “emprenderá las acciones legales correspondientes para investigar este hecho”.

Nos vamos.