¡Al carajo, exámenes de admisión!

0
163

Max Ávila

* El columnista es Premio Nacional de Periodismo 2016, autor de las novelas “Erase un Periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y del libro de cuentos, “Por acá dejó su alma”.

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Durante su mañanera de este jueves, AMLO reiteró la decisión de rescatar las normales públicas del olvido y destrucción en que se encuentran, especialmente las rurales.

Prometió, asimismo, que los egresados de dichas instituciones contarán con sus plazas en automático. Tal cual sucedía antes de los gobiernos neoliberales.

No olvidéis que los maestros que inician, todavía sufren humillaciones de todo tipo para lograr ser contratados. Si es que los contratan.

Para empezar, se integran a un ejército de desempleados que año tras año, además de aumentar, deben competir por un puñado de puestos de trabajo. Y en este inter son víctimas de la burocracia soberbia que suele poblar las oficinas de Educación.

Y como aun no pertenecen a ninguna organización sindical, son abandonados a su suerte. En este sentido, el escribidor conoce casos donde algunos de ellos prefirieron dedicarse a otras actividades, a pesar de su probada vocación educadora.

Son valores perdidos, además de la inversión social respectiva, que no es cualquier cosa porque egresan con el grado de licenciatura.

Pero bueno, no extraña porque los anteriores gobiernos apostaron a la enseñanza privada, satanizando a la pública en costosísimas campañas de alto beneficio para algunos medios de comunicación y “analistas”, ahora convertidos en críticos y presuntos defensores de “la sociedad civil”.

No olvidéis que lo ultimito fue la tristemente célebre “reforma” cuyo objetivo fue justamente, la eliminación de la educación democrática, incluyendo a quienes la impartían.

Y a punto estuvieron de lograrlo, de no ser por la voluntad popular ejercida en julio del año anterior.

El asunto es que AMLO va por el rescate de las escuelas normales y la dignidad del magisterio, tal como lo prometió durante su campaña. Además, como un acto de justicia y reconocimiento, su gobierno está reinstalando a quienes fueron despedidos por efectos de una falsa “evaluación”, que nada tenía que ver con el proceso de enseñanza.

Uno de los compromisos prioritarios del régimen morenista, es con el magisterio. Y Andrés Manuel lo asume con la seriedad que lo amerita, “aunque no les guste”, dice, a quienes atacaron a la educación popular, laica y gruita.

Y habla de nombres, como Claudio X. González, de quien asegura, fue uno de los promotores más fuertes del desprestigio magisterial, como lo es promotor ahora, de la gran cantidad de amparos para que no se construya el aeropuerto de Santa Lucía.

ADMISIÓN ABIERTA EN UNIVERSIDADES

Un segundo comentario de AMLO respecto de la educación (“para que se abra la polémica”, dijo), fue la intención de que en las universidades públicas se elimine el examen de admisión.

Ello significa, desde luego, que todos los jóvenes tendrán acceso a la enseñanza superior, sin más requisito que poner en práctica su vocación.

Usted dirá que para que resulte, se requerirán presupuestos fabulosos. Y tiene razón.

Pero también es cierto que en muchas de tales instituciones, sus autoridades ejercen la corrupción y el despilfarro con singular alegría. Y ni modo que sea invento.

¿Qué tal con los equipos deportivos profesionales de ganancias nulas, cuya manutención económica es increíble, donde además se presta para el tráfico de jugadores y la creación de plantillas de empleados de todo tipo?.

Busque ejemplos y fácilmente los encontrará.

Y ni cómo negar que en la tristemente célebre “estafa maestra” participaron diversas universidades, según lo investigado hasta la fecha.

El columnista sabe de una universidad (y no ha de ser la única), donde “porros” jubilados o activos, cobran como maestros de tiempo completo, además de su influencia para acomodar en puestos de buena paga o ganancias fáciles, a sus respectivos familiares en la misma institución, y otros privilegios de buen rendimiento monetario a la vista del portador.

Todo ello es dinero público gastado con opacidad, sea en secreto, clandestinamente, como si los contribuyentes no tuvieran nada que ver.

De manera que eliminar toda esta corrupción y despilfarros, permitiría ampliar instalaciones, adquirir equipos y materiales y desde luego, contratar los maestros requeridos.

El columnista esta cierto de que el comentario de AMLO sobre la admisión sin restricción, tiene como fundamento obligar a que las universidades inviertan sus presupuestos en forma honesta y adecuada.

Pobres de aquellos “que no agarren la señal” a tiempo.

SUCEDE QUE

El último caso policiaco de Nuevo Laredo ha tenido cobertura nacional, sobre todo por la presunta violación a los derechos humanos. Y por lo delicado, ya es tema del gobierno federal, tanto que AMLO se ha manifestado al respecto, al igual que el subsecretario Alejandro Encinas. Por ello es probable sea atraído por la Fiscalía General de la Nación, según lo manifestado por el segundo de los funcionarios. Para bien del estado y sus autoridades, es importante que todo quede debidamente aclarado, digo yo.

Por otra parte, uno de los críticos más severos del régimen morenista, como es El Financiero, dio a conocer una encuesta donde refleja la aceptación de AMLO como Presidente en promedio del 70 por ciento.

Por estados, en Tamaulipas es del 75 por ciento positivo, y un rechazo apenas del 13 por ciento.

Entonces, ¡porqué jijos perdió MORENA el congreso local!.

Y hasta la próxima.