Asume sacerdote que célula familiar es corresponsable de actos violentos e inhumanos

0
355

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El director del Centro Católico Multimedial (CCM), Omar Sotelo Aguilar refirió que además de exigir a las autoridades federales resultados en el combate a la violencia y la inseguridad que se vive en el país, la Iglesia Católica considera que es necesario que las familias inicien también un proceso de transformación que concluya con la formación de ciudadanos honestos, responsables e íntegros.

Sotelo Aguilar indicó que la realidad enseña que en gran parte de la sociedad mexicana reina la insensibilidad y la falta de valores, que la lleva a actuar en forma inhumana.

“Las expresiones de justicia y reclamo siempre serán bienvenidas, pero mientras que al interior de nuestras familias y en la sociedad en general no iniciemos un proceso de  re-civilización, la situación no cambiará de fondo”, advirtió.

Sotelo Aguilar aludió algunos ejemplos de ello, como cuando un tráiler cargado de productos comestibles vuelca y el chofer muere, y lo que hace la gente es ir a la rapiña sin importar la persona que falleció ni el dolor de esa familia.

Otro ejemplo claro que muestra la crisis de valores que hay en la sociedad es el robo de combustible, donde familias enteras se dedicaban a esta ilegal actividad en Puebla y en otros estados del país.

“Ha habido gente que se estaba llevando el combustible y lamentablemente murió en forma trágica, por lo que al interior de las familias también tenemos que tomar cartas en el asunto”.

La exigencia también tiene que ser al interior del núcleo familiar, recapituló el padre Sotelo Aguilar, quien aclaró que eso no significa de ninguna forma que se le deje de pedir a las autoridades que sigan trabajando para pacificar al país.

“La violencia no es problema de unos años o de meses, viene desde hace muchos años y es un monstruo de muchas cabezas; y cuando cortas una resurge otra. Es un problema que lamentablemente se dejó crecer y se fortaleció porque se alimenta de la corrupción, de la indiferencia y de un sinnúmero de situaciones, y es generacional”, concluyó.