De diputados jumentos, borrachos y orates

0
222

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El año avanza inexorable. El 25 del presente el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca deberá presentar su III Informe de labores ante la vieja legislatura, la 63. El día último se instalará la nueva, la 64.
Y vendrá el desfile de funcionarios del gabinete por la pasarela del Poder Legislativo, para ampliar o glosar ese informe, que bien le podría tocar a los diputados que se van, liderados por Glafiro Salinas Mendiola, quien ha hecho de esta “comalada” la más productiva en la historia local y… sin escándalos.
No es por menospreciar a las anteriores, pero estos diputados le han pegado duro para desfogar la “congeladora” que tenía decenas de iniciativas pendientes, algunas de hasta cuatro o más años, atrás.
En lo que cabe, esta ha sido bastante ordenada, ecuánime, sin broncas internas, sin exhibir gastos onerosos.
Debemos recordar han pasado por ahí auténticos jumentos, borrachos y desequilibrados mentales.
Se recuerda bien al diputado por el distrito del altiplano, que no sabía leer ni escribir pero distinguía muy bien los billetes de 20 pesotes.
Más acá un legislador cetemista, de Tampico por cierto, llegaba a una sesión en estado de ebriedad y a la siguiente también. Etílico era su estado natural, tanto que, en alguna ocasión, su compañero del Frente Cardenista, Miguel Ángel Guillén Lara, pidió al pleno integrar una “comisión de arrastre” para sacarlo del recinto de sesiones por borracho.
Otro más, de la frontera, actor él, seguía al pie de la letra el principio de que “político que no huele a alcohol es como una flor sin aroma”.
Ni se diga de las diputadas en estado de crudez, principalmente del sector campesino. Utilizaban el perfume de soyate.
En cierta ocasión un fotógrafo de prensa grabó cuando una diputada del PAN bebía, en el recinto de sesiones, lo que en apariencia era cerveza (nunca se desmintió).
Históricas las interpelaciones (interrumpciones) de la representante del PFCRN (ferrocarril), Luisa Álvarez Cervantes a los informes del Gobernador Américo Villarreal Guerra, quien insistía en presentar su documento “a la antigüita” (lectura en el recinto legislativo).
El 29 de noviembre del 2006 se liaron a madrazos (antiguo Palacio Legislativo). Los instigadores fueron de la bancada del PAN, entre quienes se encontraban Alfonso de León Perales, Felipe Martínez Rodríguez, Eugenia de León, Arturo Sarrelangue y Everardo Quiroz, interesados en imponer como presidente del Instituto Electoral a Jorge Pensado Robles.
Los panistas cerraron el paso a los del partido en el poder, PRI, PT y PRD cuando se dirigían a presidir la Mesa Directiva. Se abrieron paso a empujones. Sobraron golpes y patadas.
El más “bravo” de los tricolores fue Mario Leal Rodríguez, yerno del ex Gobernador Américo Villarreal Guerra, ahora panista y alto funcionario de la Secretaría de Educación.
Bajaron el nivel del Congreso a escenario de una pelea callejera en que perdió el PAN, pero su gente lanzó la premonición: “Los vamos a chingar en la siguiente elección” (nombraban al presidente del IETAM como paso previo a las elecciones).
Y sí chingaron a los priístas, pero… ¡Diez años después!.
En alguna ocasión un empleado del Congreso “descontó” de un golpe a un diputado y luego escapó por la ventana (que daba a la calle Juárez) del cubículo del legislador al que servía.
Sobra explicar las actitudes del legendario Bruno Álvarez Valdez, entonces diputado por el PARM, quien llegaba al recinto de sesiones hacha en mano y en su bolsa una .38 que lo acompañaba “hasta para ir al baño”. Fue uno de los últimos que realmente debatían.
Otros degradaron el recinto, lo convirtieron en salón de fiestas.
Un coordinador parlamentario tenía la costumbre de festejar su cumpleaños asando carne, salchichas y cebollitas al interior del moderno (nuevo) Palacio Legislativo, todo “rociado” con bebidas de categoría y al son del mariachi.
En las dos “comaladas” que siguieron se privilegió el derroche. Rentaban avión especial para ir a los informes de la Copecol (Conferencia Permanente de Congresos Locales) a diferentes lugares del país, donde agarraban (diputadas y diputados) unas borracheras de miedo.
Era conocido que, antes de ir al pleno, cada semana, los señores y señoras almorzaban o comían (la “previa”, se decía) juntos, donde comenzaban a ingerir alcohol.
En la anterior legislatura -la 62- un diputado del PRD convirtió el salón de sesiones en carpa de barriada al acompañarse de una jaula de ratones para hablar desde la máxima tribuna, o bien con una cartulina de “protesta” colgando del pescuezo.
Todo tipo de “bichos raros” han pasado por el Poder Legislativo, sin olvidar las “cosas buenas”.
Que se recuerde, la “mejor” legislatura ha sido la 52, 1984-86 en que participaron los panistas Francisco García Lozano y Jorge Angel Camargo, y los socialistas Elpidio Tovar de la Cruz y Rodrigo Pérez Guevara. Las sesiones terminaban a media noche o dos o tres de la mañana y ellos tan frescos.
Otros “fajadores” de oposición al PRI fueron: Rafael Orozco Domínguez, Luisa Álvarez Cervantes, José Ortiz Rosales, Gregorio Luna Martínez, José de la Paz Bermúdez y Bruno Álvarez Valdez, de la legislatura 53 (1987-89).
Por eso decíamos que la 63 pasará a la historia sin escándalos, aunque sí con dos de las iniciativas más “sesudas” de todos los tiempos: Pedir la “celebración” del Día del Caballo, autoría de un diputado, y una damita que exigió a CFE reducir las tarifas de luz porque a ella le llegó su recibo bastante abultado.
El mayor “escándalo” (si se le puede llamar) ha sido de Beda Leticia Gerardo Hernández, al inundar de acarrados las galerías (empleadas del IMSS) para aplaudirle mientras ella toma el micrófono de tribuna.
Que se sepa, en esta ninguna dama ha convertido en “guardería infantil” el salón de sesiones al asistir con un hijo en brazos, como se dio en la anterior (también proveniente del sector campesino).
Este 17 de septiembre (1967) cumple años el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca. Entre el 15 y 16 presidió los eventos patrios en ciudad Victoria. Aquí dio el Grito de Independencia, encabezó el desfile conmemorativo y montó guardia de honor con ofrenda floral ante el Monumento a los Héroes de la Patria.