El uso de la fuerza

0
384

Clemente Castro González

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La conducta que deben observar los integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional ante agresores, tiene que sustentarse en criterios bien definidos que les permitan controlar la situación, aplicar autoridad y, en caso extremo,  repeler ataques.

Porque no puede ser posible que civiles dañen vehículos militares o turbas enardecidas lancen piedras y palos, a la par que los ofenden verbalmente.

En efecto, éste tipo de acciones pueden ser actos de provocación, ya que agrupaciones del crimen organizado han logrado controlar comunidades enteras, a cuyos habitantes llegan a movilizar en contra de los uniformados para que no afecten sus actividades ilícitas y menos capturen a los guías delincuenciales.

Lo acabamos de ver en los hechos que se presentaron el pasado lunes cuando personal militar del 2/o. Regimiento Blindado de Reconocimiento de la 25/o. Zona Militar de Puebla, Puebla, en lo específico en poblado de Apango, del municipio de Acajete.

En ese lugar se refiere, de acuerdo a comunicado de la Secretaria de la Defensa Nacional (SDN), que se  localizó una bodega con indicios de “vehículos robados y mercancía diversa”, por lo que los militares procedieron a resguardar el sitio para que se hiciera la correspondiente orden de cateo.

La respuesta fue que, al menos unas 150 pobladores agredieron “verbal y físicamente a los militares” e igual se escucharon detonaciones de armas de fuego, según el reporte oficial.

En respuesta los elementos castrenses efectuaron disparos al aire  para disuadir a los “agresores”.

La acción fue suficiente para que los civiles se retiraran del lugar pero la cosa pudo derivar en heridos y muertos si los militares no hubieran actuado con prudencia.

Más si los atacantes o alguien desde el anonimato accionara un arma de fuego contra los miembros de la milicia.

La advertencia ya esta dada y se consigna en el propio boletín de la SDN en el sentido de que los militares y Guardia Nacional actuarán en legítima defensa al ser objeto de agresiones para proteger su vida e integridad física en apego a la ley y protegiendo los derechos humanos.

Sería un despropósito que los elementos de las Fuerzas Armadas estuvieran “pintados” y dejaran hacer y pasar excesos en su perjuicio y de los ciudadanos.

Pero también debe cuidarse la contraparte, de no utilizar fuerza desmedida y menos regresar a los excesos de otros tiempos en que se hacían arbitrariedades, entre las que se enlistan detenciones, tortura y hasta “juicios sumarios”.

De lo que se trata es, en efecto, de cuidar que se siga a la letra los procedimientos para el uso de la fuerza por parte de la milicia y se cuide de no trastocar las garantías básicas de las personas.

En todo caso hay procedimientos legales a los que deben ser sometidos aquellos que trastoquen el llamado “Estado de Derecho”.

Hay confianza en que, en la presente etapa, se pueda fortalecer la cercanía entre las Fuerzas Armadas y los ciudadanos de bien, lo que  no es difícil en tanto que persiste el respeto hacia marinos y soldados.

Sin salirnos del tema, en donde hay problemas es en Nuevo Laredo, en donde afloró una acusación en contra de policías estatales y, de pasada, se menciona a militares.

La versión que se maneja es que elementos policiacos habrían actuado de manera extrajudicial al dar muerte a varios civiles en esa localidad fronteriza.

El punto es que la denuncia llegó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y se espera la realización de indagatorias y el deslinde de responsabilidades.

AL CIERRE

Con la novedad de que la alcaldesa de Reynosa, MAKI ORTÍZ DOMÍNGUEZ, rindió su informe de labores y ponderó las acciones llevadas a cabo en su administración, con énfasis en la obra pública.

Dijo que el municipio “espera y merece más apoyo de los gobiernos del estado y el federal, ya que genera más del 25 por % del Producto Interno Bruto Estatal y su aportación en impuestos a la federación es de los más altos en el estado”.

En su mensaje resaltó que Reynosa es la ciudad más importante del estado porque acumula el 50% de la inversión privada y cuenta con el 33% de la población económicamente activa, entre otras fortalezas.

Sin duda que el municipio fronterizo es de especial relevancia por los datos presentados por la munícipe y su peso político.

Aunque debe también señalarse que ORTÍZ DOMÍNGUEZ sigue sin guardar una buena relación con el equipo cercano del mandatario estatal que, al fin de cuentas, es el que marca las directrices a seguir.

+.-La que agarro cargo en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a nivel nacional es la tamaulipeca, MONCERRAT ARCOS VELÁZQUEZ.

A ella se le ubica, desde hace años, al menos cinco, en la Ciudad de México (CDMX) y entre sus respaldos se encuentra BEATRIZ PAEDES RANGEL.

Sucede que el dirigente tricolor, ALEJANDRO MORENO CÁRDENAS, le acaba de entregar el nombramiento de responsable del organismo de mujeres (ONMPRI).

A propósito del tricolor, la presidenta de éste organismo en la entidad, YALHEEL ABDALA CARMONA, afirma que el presupuesto federal para el 2020, que hace poco presentó a los diputados el titular de Hacienda significa un retroceso.

Lo anterior debido a que evidencia recortes para turismo, desarrollo urbano, el campo y conservación de carreteras y caminos rurales.

Compartir
Artículo anteriorLa jefa de jefas
Artículo siguienteNalguita