Segob y gobierno de Tamaulipas garantizan seguridad de gasolineros de Nuevo Laredo

0
115

Por Agencias

Ciudad de México.- Ante el cierre de estaciones de gasolina en Nuevo Laredo, Tamaulipas, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, admitió que algunos empresarios del sector fueron amenazados por el crimen y en otros casos los propios dueños abandonaron las plantas. En ese contexto dijo que no hay una intención deliberada del gobierno federal en contra de los concesionarios del sector.

“No se cerraron todas; algunas ya habían sido cerradas por sus dueños, otras tenían problemas con Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor) y otras habían cerrado por la amenaza que tenían. Entonces, no es una situación del gobierno federal ni remotamente, son situaciones que se fueron dando y cada uno de estos casos son distintos”, señaló.

En entrevista, la funcionaria comentó que el caso de Nuevo Laredo fue expuesto hoy durante la reunión del gabinete de Seguridad, encabezada por el Presidente de la República, en Palacio Nacional.

Con base en los datos emitidos por altos funcionarios, dijo que son casos distintos, tanto de abandono de las estaciones como de amenazas o de otra índole, es decir, “cada caso es distinto”, insistió.

-¿El gobierno garantiza la seguridad a los gasolineros?

-Estamos garantizando la seguridad a través de la Guardia Nacional y, por supuesto con una coordinación con el gobierno estatal.

Añadió que ellos cerraron las gasolineras y no quisieron proporcionar gasolina al Ejército y a la Guardia Nacional, “entonces, el mismísimo gobernador empezó a mandar pipas para surtirle a la Guardia Nacional y al Ejército que no le querían surtir seguramente por alguna situación de ellos”.

-¿Están amenazados?

“Ellos dicen que por eso no le estaban sirviendo al Ejército, pero además también había algunas de las gasolineras que ya habían sido abandonadas por los dueños ¡eh! Eso también se dijo hoy por la mañana en la reunión de seguridad y otras que tenían también problemas de Profeco”, señaló Sánchez Cordero. (Fabiola Martínez/La Jornada).