El juego macabro de la Derecha

0
740

Max Ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El columnista
opina que más temprano que tarde, en la república solo restarán dos tendencias
políticas en competencia. Es decir, Izquierda y Derecha, lo cual significa que
los partiditos mediocres tendrán que decir adiós al modus vivendi del cual han
disfrutado, cuando menos desde el gobierno de López Portillo.

Definida esta situación, ya no habrá
necesidad de crear organizaciones “paleras” ni contratar líderes de paja y
“trampas de la grilla”, que se convierten en onerosa y vergonzosa carga para
los contribuyentes.

No hay que darle muchas vueltas cuando
la guerra es entre conservadores reaccionarios y liberales con inclinaciones
revolucionarias o transformadoras, que pa’l caso es lo mismo.

En cuanto al PRI, es evidente que sufre
irreversible agonía. Sea que se encuentra en fase terminal de una enfermedad
agravada a medida que envejeció. Y es que el tricolor abusó de sus excesos
hasta que perdió su razón de ser.

Su compromiso social fue violentamente
truncado por la ambición y voracidad de los saqueadores neo porfiristas que
tomaron el mando a partir de Miguel de la Madrid. Desde entonces nada fue igual
y las consecuencias están a la vista del portador.

El PRI muere lentamente y las evidencias
son notorias por más que procuren ocultar la tragedia. Como si escurriera cual
agua entre los dedos de sus cómplices.

La condena pública ha sido implacable.
Sobre todo contra los funcionarios del anterior régimen. En este sentido, no
hay duda que durante el gobierno de Peña Nieto, la inmoralidad tomó carta de
residencia, al grado de que el ex presidente se atrevió a ubicar la corrupción
como parte de la cultura mexica. 

¡Haga usted el recabrón favor!… “Ora
resulta que en este pueblo todos semos bandidos”, diría el ranchero.

EPN echó a la raza en el mismo huacal,
solo que las ganancias fueron para unos cuantos. Eso sí, todos cargamos con la
vergüenza y mala fama diseminada por el mundo-mundial.

De manera que el PRI es un cadáver del
que todos huyen porque ya apesta. Y su mediocridad corresponde al lidercito
recién electo.

Ni forma de comparar a Alejandro Moreno
Cárdenas con Jesús Reyes Heroles o Luis Donaldo Colosio. La distancia
ideológica, personal y política es enorme, por eso ante la carencia de
argumentos, escuchamos al dirigente tricolor utilizar un lenguaje ordinario y
hasta grosero contra sus adversarios.

El PRI es un cadáver digo, al que
algunos de sus más distinguidos miembros se encargan de sepultar. Ejemplos
sobran, pero detengámonos en Carlos Romero Deschamps que está de moda o en el
propio EPN y sus compañeros de gabinete quien cual más, cual menos, tiene cola
que le pisen. (Y algunos demasiado larga).

Y ni modo que sea invento.

Por supuesto que el desmoronamiento de
sus sectores, es complemento de la desintegración tricolor.

En la CTM don Carlos Aceves del Olmo sufre
virtual retiro y no aparece ningún otro con prestancia y solvencia suficientes,
que lo suceda…en la CNOP, su líder Arturo Zamora recién renunció a su
militancia de 20 años; y en la CNC, Ismael Hernández Deras no sabe si va o
viene, tras de que la organización perdió la esencia debido a su traición a los
hombres del campo.

Recordéis que Hugo Andrés Araujo de la
Torre procedió como cualquier neoliberal al servicio de Carlos Salinas de
Gortari y Cruz López Aguilar hizo lo propio en los tiempos de Felipe Calderón
Hinojosa.

Tanto Hugo como Cruz López fueron infiltrados
por el neo porfirismo.

Desaparecido el ejido y tomada la CNC
por “los técnicos”, la falta de producción en el campo llevó a la crisis
alimentaria que aun padece la república.

¿Y qué tal en la FSTSE donde Joel Ayala
Almeida, el dirigente de la burocracia federal, decidió no pertenecer más al
PRI después de 40 años?.

De suerte que un PRI enfermo y
abandonado no aguantará mucho tiempo, y menos cuando sus recursos económicos
escasean, por sencilla razón de que nadie quiere meterle dinero bueno al malo.

Algo parecido a lo que sucede en
Tamaulipas…cuando hubo ahí estuvieron, cuando se acabó, desaparecieron. (En
este renglón sírvase anotar los nombres que recuerde).

Nada más Lucino Cervantes permanece
firme, y eso porque solo sabe hacer “grilla barata”.

    
                   GUERRA POLARIZADA

Quedamos en que más temprano que tarde,
en México sobrevivirán solo Izquierda y Derecha con sus campos políticos e
ideológicos bien definidos.

Y ya vemos que en las acciones de esta
última, dibuja el país dependiente del exterior, injusto y antidemocrático que
desea.

Un México explotador, de hacendados y
patrones porfiristas en el que habrá que nulificar los avances sociales
alcanzados después de la Revolución de 1910.

A la Derecha conservadora y reaccionaria
le estorban las transformaciones que ha vivido la nación.

Por ello combaten rabiosamente al
régimen encabezado por AMLO, hasta culparlo de los cambios climáticos.

Es una actitud mezquina la que ahora
asume la Derecha, frente a la complicidad del pasado inmediato que le llevó a
convivir con la corrupción e inmoralidad política que le redituó, desde luego,
incalculables ganancias económicas.

Un ejemplo es la condonación de
impuestos, cuya evaluación de tantos miles de millones de pesos se ha perdido
para la imaginación popular.

Fue una concesión de dinero contante y
sonante para los grandes empresarios, con cargo a la pobreza de setenta
millones de nacionales que hasta ahora, en la Cuarta Transformación, contemplan
mejores expectativas.

Dinero, negocios, discriminación y
racismo, es lo que importa a la Derecha dentro de su juego macabro de matar a
las mayorías de hambre y carencias.

Y es contra esto que la Izquierda lucha,
como parte de una guerra polarizada por el destino de la república.

Y va a ser una guerra larga y de muchos
difuntos, con victorias de ambos lados, aunque por ahora, hay que aceptarlo,
observe aparente ventaja el bando dirigido por López Obrador.

Deseáramos que los triunfos de la 4T
siguieran, pero como dice Alejandro Rosales Lugo, “la lucha es la lucha”.

SUCEDE QUE

La violencia en los estadios de fútbol
vuelve a ser tema por lo sucedido en San Luis Potosí. En este sentido, que no
se hagan tontos, sobre todo los grandes empresarios. Todo es parte de la
corrupción neoliberal. Los dueños de equipos “se desgarran las vestiduras”, al
igual que sus personeros en los medios de comunicación, pero nadie va al fondo
de la solución que debiera contemplar en primerísimo lugar, prohibir la venta
de alcohol en esta clase de espectáculos.

Mientras tanto ya se habrá enterado
usted que un juez “de control” u como le llamen, decidió este  martes minutos antes de cerrar esta
columneja, que Rosario Robles Berlanga siga desde prisión, enfrentando el proceso
a que está sometida por la mentada “estafa maestra” que asciende a unos tres
mil millones de pesos, más los que se acumulen en las próximas semanas. Y deje
que el terrible Santiago Nieto (el de la Unidad de Inteligencia Financiera de
la SHyCP, ¡dios nos libre de todo mal!), recién anunció más acusaciones contra
la pudibunda dama.

Le digo, mortificaciones no faltan.

Y hasta la próxima.