‘Encabezo un gobierno civilista, no una dictadura militar’: López Obrador

0
545

Por Agencias

Ciudad de México.- Tras los hechos de violencia registrados ayer en Culiacán Sinaloa, y recientemente en otras partes del país como Guerrero, Michoacán y también en la Ciudad de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la estrategia de seguridad de su gobierno “no ha fracasado”.

Lo ocurrido ayer en Culiacán, Sinaloa -donde se desataron violentos enfrentamientos tras la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán y que obligó a las fuerzas de seguridad a liberarlo- fue “un hecho lamentable”, afirmó el mandatario.

Sin embargo, dijo, le parece “una exageración” que se diga que ha fracasado su estrategia.

“Eso es lo que quisieran los conservadores, andan desquiciados, de que fracasemos. Tengo otros datos”, ironizó el mandatario durante la rueda de prensa matutina realizada este viernes desde Oaxaca.

El mandatario respondió así a las críticas sobre la liberación del hijo de El Chapo Guzmán:

“La debilidad del Estado es una conjetura de los expertos, sobre todo de nuestros adversarios, los conservadores, no van a estar contentos con nada y van siempre a cuestionarnos, nosotros no tenemos duda de que fue la mejor decisión”.

Y añadió que encabeza un gobierno civilista, no una dictadura militar, lo cual cuesta mucho que se entienda.

“El poder no es prepotencia, no es violencia, es humildad, el poder solo tiene sentido cuando se pone al servicio de la verdad, encabezo un gobierno civilista, no es una dictadura militar o un gobierno civil con afanes autoritarios. Cuesta trabajo que esto se entienda, pero poco a poco. Los hechos van a demostrar que esto es la mejor vía”, abundó.

El tabasqueño argumentó que la política autoritaria de los gobiernos anteriores fue lo que causó miles de muertos y por eso su gobierno cambió la estrategia. “No queremos la guerra, no vamos a seguir con eso”, insistió.

Y atribuyó a sus adversarios y a medios críticos, las afirmaciones de que la estrategia de seguridad actual está fracasando.

“Ya sabemos lo que no hay que hacer: el uso de la fuerza, las masacres. Los adversarios, quisieran más de lo mismo”, dijo.

Se trata, abundó, de una cuestión de mantener las convicciones, los principios y no zigzaguear.

Y pidió a los mexicanos que tengan confianza en las decisiones que toma su gobierno ya que “no hay contubernio entre autoridades y delincuentes” y la línea entre el crimen organizado y el gobierno “está muy bien definida”.

“Estoy seguro de que vamos a seguir contando con el apoyo de la gente, los adversarios fueron los que apuntalaron la política del terror, de la corrupción. Ellos (sus adversarios) quisieran que se mantuviese el mismo régimen de corrupción, de privilegios”.

-¿No se manda un mensaje de impunidad a los ciudadanos, tras la liberación de Ovidio Guzmán? ¿Cómo darle esperanza a la gente de que va a mejorar?-le preguntaron.

El tabasqueño respondió:

“Es cómo se interprete, le digo al pueblo de México que tengan confianza, no hay impunidad, porque no hay contubernio entre delincuencia y autoridades, está bien pintada la raya”.

Insistió en que lo ocurrido en Culiacán fue una situación, producto de una circunstancia, donde había que proteger la vida de las personas.

“Pero no existe asociación delictuosa entre autoridad y delincuencia. Se pensó que era lo más conveniente y se actuó de esa forma. Hicieron bien los mandos que tuvieron esta decisión”, defendió.

En el caso de Oaxaca, reconoció que el área de la Cuenca, es una de las regiones con más violencia.

“Se está actuando, hay un despliegue de la Guardia Nacional, hay más vigilancia, en el caso de Oaxaca están bajando los índices delictivos. Quisiéramos que bajara más rápido, lo deseamos de todo corazón, pero son asuntos que se arraigaron y se le dio la espalda al pueblo, a sus necesidades, perdieron valores, se menospreció”, señaló. (Apro).