Los empresarios de Tamaulipas ven la nueva ley fiscal como amenazante guadaña

0
317

Por Lupita Álvarez 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Las reformas a la ley para combatir la evasión de impuestos son duras e inquisitorias porque las penalidades que nos quieren aplicar son similares a las del crimen organizado, acusó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de Victoria, Mario Flores Pedraza.

Dijo no estar en contra de que se castigue a las empresas “fantasmas”, pero consideró que no deben pagar justos por pecadores como se hará con las reformas fiscales que se pretenden aplicar en el 2020, que proponen castigar a los empresarios con penalidades similares a las que se imponen a los narcotraficantes.

“Creemos que es algo excesivo castigar con 5 y 8 años de cárcel a cualquier empresa que tenga una falta administrativa, recordemos que hay miles de facturas que pasan al día por muchas empresas”, expuso el empresario.

Flores Pedraza recordó que en Tamaulipas el comercio informal está por arriba de la media nacional, porque más del 54 por ciento de los que se dedican al comercio no pagan impuestos, por lo que consideró que las reformas fiscales que se pretenden aprobar no deberían ser tan duras para el comercio establecido.

“Recordemos que en México la formalidad está cerca del 40 por ciento, en Tamaulipas estamos en alrededor del 54, y por más estemos por encima del nivel nacional todavía estamos por debajo de lo que los países de la OCDE están manejando en la formalidad. Entonces, para poder manejar los impuestos tributarios necesitamos ir en pro de medidas que hagan más fácil pagar impuestos; sí, estamos a favor del combate efectivo, estamos a favor en contra de las empresas fantasmas, pero en mejores condiciones”, reiteró.

Flores Pedraza insistió en que son medidas inquisitorias, duras y cercanas al terrorismo fiscal las que se pretenden aplicar con las reformas a la ley para combatir a las empresas factureras que incurren en evasión fiscal.

“Si haces un movimiento en el cual el SAT te llame y te pida una aclaración, se tardan hasta 8 o 9 meses en darte esa aclaración y te pueden cancelar los sellos después de dos meses de no presentar tu declaración mensual; entonces, creemos que son medidas inquisitorias, medidas extremadamente  duras contra el sector empresarial”, concluyó.