Mojados

0
337

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Cual fuerte antemural, como adalid invencible, como héroe inmaculado se yergue en su lujosa silla de la Casa Blanca el recio magnate, ahora Presidente de los Estados Unidos de América, El Trompas.

Millones y millones de sus coterráneos aplaudieron al saber que su máximo dirigente no se anda por las ramas y ordenó a los agentes de la Patrulla Fronteriza disparar a las piernas a todo aquel migrante ilegal que intente poner un pie en su territorio.

Pero además, tiene en mente colocar cercas electrificadas y echar cocodrilos al río para que se frene de una vez por todas el cruce de tanto latino feo y panzón, quienes les quitan sus fuentes de empleo y se llevan las mejores viejas.

Al menos eso es lo que reveló el periódico The New York Times, del cual es accionista mayoritario nuestro bonachón y simpático milloneta, Carlos Delgado.

Después de mi vuelo vespertino de ayer, encargué al Equipo de Investigaciones Especiales de Pegaso (EIEP) que indagara qué otros métodos pudiera implementar el mantecoso presidente gringo para evitar que pase un solo mexicano o latino más, y he aquí el resultado:

1.- Cocodrilos del Nilo (Crocodylus niloticus): Estas enormes bestias prehistóricas pueden alcanzar los 6 metros de largo y pesar hasta 900 kilogramos. Tomando en cuenta la relación costo-resultados, es una mejor opción que sembrar en el río caimanes del Mississippi, ya que de una sola mordida pueden tragarse a dos o tres indocumentados al mismo tiempo.

2.- Mambas negras (Dendroaspis polylepis): El Trompas puede ordenar que se lleven miles de mambas negras para resguardar la frontera con México. La ventaja que tienen estos ofidios es que son más veloces que el mismo diablo y además, su veneno puede liquidar a cualquier botijón y chaparro migrante.

3.- Pirañas (Serrasalmus altispinis): Estos minúsculos, pero voraces peces, pueden dejar en el esqueleto a un mojado en menos de un minuto, con sus diminutos pero filosos dientes.Son originarias de Sudamérica, pero se pueden adaptar muy bien a las tranquilas aguas del río Bravo.

4.- Tigres de bengala (Panthera tigris): Son los felinos más grandes del mundo. Habitan principalmente en el norte de la India y en las selvas de Nepal, Bangladesh, Bután y Birmania. Aparte de que pueden evitar el flujo de migrantes, el hermoso diseño de su piel será un atractivo más para el turismo mundial.

5.- Drones cargados con misiles: Si el estúpido muro de El Trompas no funciona para detener el flujo de migrantes, la tecnología ofrece una excelente opción: Los drones con misiles.

Ya se vio en el ataque a una refinería en Arabia Saudita cuán efectivos pueden ser estos artilugios. Basta comprar una buena cantidad de ellos para hacer más segura la frontera.

6.- Terminators modelo T-1000: Podría El Trompas solicitar a la empresa Cyberdine que le surta por lo menos mil de éstas unidades, cuya característica es que pueden transformarse en lo que sea, lo que los convierte en armas letales. Si no, pregúntele a Arnold Schwarzennegger o a Sara Connors.

Por si todo lo anterior no da resultado y los tercos migrantes siguen con su loca idea de cruzar hacia los Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida, podría El Trompas poner puestos de fritangas a lo largo de toda la frontera con México. De esa manera, los feos, barrigones y malhablados mexicanos se quedarían en la línea divisoria, dada su irredenta afición por los taquitos con harta salsa de chile de árbol y los chescos bien helados.

Y todos felices y contentos.

No los canso más con mi larga perorata. Los dejo con el refrán estilo Pegaso que a la letra dice: «Un par de bolsa membranosa que forma parte del tejido digestivo de algunos animales y un trío de útero de cerdo mezclado con intestinos».  (Dos de buche y tres de nana).