Lamenta Onappafa que Senado se haya doblegado ante agencias automotrices

0
350

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El coordinador estatal de
la Onappafa, Benito Villela Sáenz lamentó que el Senado haya cedido a presiones
de la industria automotriz, al negar por segunda ocasión la regularización de
los vehículos de procedencia extranjera.

La propuesta partió de la Cámara de Diputados, pero
en dos ocasiones fue rechazada por los senadores que la noche del martes
aprobaron la Ley de Ingresos 2020 sin incluir la legalización de los llamados
autos “chocolate”.

El representante de la organización, que en Tamaulipas
cuenta con un padrón cercano a los 13 mil vehículos afiliados, ha sido muy
reiterativo al manifestar que este tipo de unidades no representa ninguna
competencia para la industria.

Comentó que con o sin regularización la venta autos
nuevos no subirá, simplemente porque quienes compran los americanos no tienen
suficiente capacidad económica para adquirir uno de agencia, que les puede
costar hasta diez veces más que el vehículo en desuso proveniente de Estados
Unidos.

“La AMDA, la MIA, la industria automotriz en general
y los fabricantes de autopartes de vehículos definitivamente siempre se han
venido oponiendo, porque mencionan que los vehículos americanos son competencia
en sus ventas, y nosotros ya les hemos demostrado que no es así”.

Si realmente quieren mejorar las ventas de los
coches nuevos deberían ofrecer créditos accesibles para los campesinos y miles
de familias que viven en condiciones de pobreza, con salarios que apenas les
alcanza para satisfacer las necesidades básicas y  pagar con dificultad
 la educación de sus hijos, pero no para ahorrar, menos para adquirir
costosas unidades, detalló.

“Las personas que compran sus unidades en agencias
son de altos recursos, por lo que los poseedores de carros americanos no somos
mercado para las agencias automotrices. Los que compra la gente de bajos recursos
son unidades que cuestan entre 20 y 25 mil pesos, y en algunos casos hasta 40
mil, pero que son accesibles para la clase trabajadora, por lo que de ninguna
manera afectamos las ventas de autos nuevos”.