Los “fantasmas” del jefe de Deportes

0
293

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El 31 de octubre último el Auditor Superior del Estado, Jorge Espino Ascanio, entregó al presidente de la Comisión de Vigilancia de la 64 legislatura, Joaquín Hernández Correa, 29 informes de fiscalización de entes estatales, municipales y descentralizados.

Referentes a las cuentas públicas del 2018,  no todos los funcionarios “pasaron” la prueba de honestidad y buen manejo de los dineros del erario.

En ciertas dependencias quedó pendiente la documentación toda, mientras que en otras hay ciertos “pecadillos” que sus titulares deberán aclarar para recibir el indulto, o bien cubrir los faltantes.

Como debe ser, y es su chamba, Espino y Hernández son duros de convencer.

Según el último informe, de las irregularidades halladas en la última verificación, solo en el Instituto del Deporte de Tamaulipas, que dirige Don Carlos Fernández Altamirano encontraron “empleados fantasmas” en la nómina oficial, es decir, que no existen (algo parecido a los “aviadores”).

Serán citados el futbolista y su administrativo Ricardo Escobar Ramírez, al detectar los fiscalizadores “pagos a personas cuyo nombre no fue localizado en la plantilla de personal proporcionada por la entidad sujeta a fiscalización”, y no dieron explicación justificativa.

En el mismo renglón de sueldos, la ASE encontró que “a Arabella Velázquez Pedraza se le asignaron dos  números de empleado con diferente dispersión de sueldos” y tampoco Fernández ni Escobar hicieron las aclaraciones.

Se entiende que Velázquez no es “fantasma”, que existe y labora para el INDE.

La revisión se hizo sobre un monto de 206.4 millones de pesos que el muchacho de Tampico manejó a discreción en el 2018, la mayor parte dedicados a sueldos, salarios y viáticos.

Otra institución relacionada tendrá -ya tiene- problemas con los auditores de Don Jorge. Es el Instituto de la Juventud que en ese ciclo comandó el ahora diputado “Mon” Mansur Marón.

Dice el informe proporcionado por Hernández Correa que andan “bailando” 516 mil pesillos por pagos por presunta indemnización a trabajadores despedidos, que bien pudieran ser también “fantasmas”.

Según el dato, el ente  “no proporcionó la resolución final que acredite el importe a pagar a cada beneficiario por concepto de sentencias y resoluciones por autoridad”.

Además efectuaron “pagos posteriores a la conclusión del servicio o encargo del servidor público por concepto de sueldos y salarios”, por la cantidad de 112 mil 715 pesos. A esto se le llama fraude.

Desde luego que la Auditoría pedirá más aclaraciones, en su  momento fincará responsabilidades sobre la lana distraída en ambas instituciones relacionadas con la juventud y, en última instancia, ahí está la Fiscalía Anticorrupción.

En problemas también con Espino los jefes del Patronato del Centro de Convenciones y Exposiciones de Tampico, A.C., un organismo paraestatal integrado el 21 de febrero del 2007. Las irregularidades suman 145 millones 741 mil pesillos, “afectando al activo, pasivo y patrimonio de la entidad, de la que no se tuvo la documentación comprobatoria y justificativa”.

La corrupción en los ayuntamientos no es mucha novedad. Mientras la Auditoría no mande al bote a media docena de alcaldes la epidemia seguirá.

El ayuntamiento de Méndez, manejado por Anabel Rivera Treviño no “pasó” la prueba de honestidad. Hay 21 observaciones por tres millones 490 mil devaluados.

Tampoco Díaz Ordaz, territorio de los caciques Pineda Morín, que en un tiempo tuvieron como gerente del “changarro” a Jorge Navarro Garza. Están en juego un millón 387 mil pesos.

Jiménez, en la administración de Mónica Saldívar Quintanilla, registra observaciones por cinco melones 330 mil.

La cuenta pública del municipio de Camargo, bajo el gobierno de Edelmira García Delgado, está “atorada” con cinco millones 610 mil.

Nuevo Laredo, que sigue manejando Enrique Rivas Cuéllar, trae un faltante de dos millones 523 mil, que es una ‘baba’ si se compara con los miles de millones de presupuesto anuales que gasta.

Lo  mismo pasa con el terruño de Doña Laura Amparán, Altamira, con dos millones 71 mil en observaciones, en que ya se levantaron responsabilidades administrativas.

En colaboración anterior ya mencionábamos al Instituto Reynosense para la Cultura y las Artes, que tiene faltante de 511 mil, y el DIF Victoria de Oscar Almaraz, con 127 mil.

Según la ASE, otra danza se da en la Comisión de Caza y Pesca Deportiva, instancia gubernamental que maneja presupuesto anual de 10.2 millones, pero las irregularidades alcanzaron los 2.5 millones. No comprobaron el pago de compensaciones por 339 mil pesos y en otros 3.1 millones no se acreditó que se hayan transferido a cuentas individuales de los servidores públicos.

En otros asuntos, como lo publicó en redes sociales, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca sostuvo este martes reunión con el Director General de Aduanas, Ricardo Ahued Bardahuil, “con el fin de coordinar esfuerzos para hacer más eficientes las aduanas de Tamaulipas”. Fue en la ciudad de México.

Un días antes, el lunes, se reunió con el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, “para evaluar acciones y el trabajo coordinado en Tamaulipas en materia de seguridad”.

En la Universidad Autónoma de Tamaulipas, se llevó a cabo el Seminario Anual de Prostodoncia de la Facultad de Odontología de Tampico, con una muestra de los proyectos de investigación que realizan los estudiantes en el posgrado.

Desarrollado en el auditorio “Dr. Marco Antonio González”, en el Centro Universitario del Sur, se contó con la presencia del Director de Odontología, Juventino Padilla Corona; el jefe de Estudios de Posgrado, Sergio Eymard Trejo Tejeda; el secretario Académico, Rogelio Oliver Parra y el coordinador de la Maestría en Prostodoncia, Roberto Méndez Amaya.