Madero ofrece disculpas a Mónica; lo rechaza, se enjuga las lágrimas y él se va cabizbajo

0
651

Por Agencias

Ciudad de México.- Previo a la sesión de este jueves
en el Senado de la República, el panista Gustavo Madero subió a la tribuna y se
acercó a la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández, para ofrecerle
una disculpa.

Ello, luego de que en la sesión del pasado martes 12
la jaló del brazo al intentar tomar la tribuna e impedir a toda costa la toma
de protesta de Rosario Piedra Ibarra al frente de la Comisión Nacional de los
Derechos Humanos (CNDH).

Mónica Fernández rechazó la disculpa, volteó su
silla y se limpió los ojos con un pañuelo. Madero agachó la mirada y se fue.

Luego de este episodio, al inicio de la sesión
Fernández hizo un llamado a los senadores y senadoras para conducirse en orden
y con respeto, y rechazó cualquier forma de violencia en la Cámara Alta.

“Como mujer y presidenta de esta Mesa Directiva de
la Primera Legislatura con paridad de género, y a nombre de millones de
mexicanas, rechazo categóricamente las expresiones de agresión y violencia en
contra de cualquier mujer, en cualquier circunstancia, y exhorto a que no se
repitan estos eventos”, soltó.

En su oportunidad, el senador de Morena Félix
Salgado Macedonio señaló que la senadora Mónica Fernández “no debió ser tocada
ni con el pétalo de una rosa”. A la próxima, advirtió, no se va a aguantar y va
a defender a sus compañeras.

“Espero que no se vuelva a repetir, porque para la
otra no me voy a aguantar y ahí les voy”, lanzó el legislador de Guerrero.

Y remató: “Llamo a la fracción del PAN a que
adoptemos compostura institucional. Somos senadores de la República, no somos
vándalos. Imagínense, yo, guerrerense, bravo, meterme a la trifulca, como que
no va con nosotros, no va conmigo”. (Neldy San Martín/Apro).