No nos dejen morir solos, los últimos cuatro nos dejaron un problemón: alcalde de SLM

0
1016

Por Lupita Álvarez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El municipio de Soto la Marina adeuda casi siete millones de pesos en demandas laborales que fueron presentadas en anteriores administraciones.

El alcalde Abel Enrique Gámez Cantú indicó que la fecha la actual administración ha pagado dos millones y medio de los nueve millones que en total se debía por este concepto.

Refirió que la mayor parte del presupuesto que reciben se destina precisamente al pago de demandas laborales, considerando que están pagando 483 mil pesos mensuales a más de 40 trabajadores por ese concepto.

“En nuestra administración no vamos a salir con todos pero no dejaremos problemas. Yo no sé por qué las anteriores administraciones no le pusieron atención a las demandas laborales, no nos hubieran dejado este problemón”, dijo el edil tras señalar que algunos casos los han ganado porque los demandantes eran “aviadores” porque cobraban pero no trabajaban.

“Hay un demanda de un grupo que de 19 personas y el resto son demandas individuales; con algunos hemos encontrado el recurso para pelear con ellos porque hemos encontrado fallas y mentiras. Hay algunos que nos demandaron por una cantidad que no ganaban, entonces tuvimos oportunidad de demandarlos por falsedad de declaración; lo más triste de esto es que uno de ellos jamás trabajó, era un aviador y tuvo el descaro de demandar”, dijo.

Comentó que en casos en que los trabajadores ganaron la demanda lograron hacer convenios, lo que les ha permitido pagar a la fecha dos millones y medio de pesos, y se les están pagando 483 mil pesos al mes.

Reiteró Gámez que si el municipio resulta afectado con los recortes presupuestales en el 2020 les va a impedir cumplir con los apoyos que le había prometido a la gente, así como cumplir  en algunas acciones que vienen realizando, como es trasladar cada fin de semana a 129 estudiantes.

“Esperemos que no nos dejen morir solos, porque esto nos pone en una situación demasiado difícil; nosotros teníamos un plan de trabajo para apoyar a la comunidad. Con lo que nos están mandando ahorita no alcanzamos más que a pagar nómina y laudos.

“Las cuatro administraciones anteriores nos dejaron una bola de demandas laborales, nunca les pusieron atención y ahora nosotros tuvimos que atender eso porque ya venían con carácter ejecutorio: o pagaba o me voy, definitivamente”, dijo.