Pagarán culpas en sus chequeras

0
306

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Una vez más pensaron que era juego pero se toparon con fierro. Pagarán las consecuencias en sus chequeras.

El INE emitió acuerdos sancionatorios contra los partidos políticos, gasto ordinario 2018, donde Tamaulipas ocupa un lugar “destacado” en irregularidades y por tanto motivos de sanción.

Le dimos una primera “checadita” a los mayoritarios, en este caso PRI y PAN. Luego seguimos con los demás.

Según el Instituto, el 70 por ciento de las faltas las cometen los comités estatales y el restante 30 -aproximado- los nacionales, lo cual viene siendo lo mismo. De todas maneras castigan el morral de los billetes.

Las principales “fallas” del tricolor en tierras cuerudas son por no destinar los montos autorizados para gastos específicos, en particular para capacitar a las mujeres.

Bueno, también por “no reportar gastos por concepto de hospedaje, alimentación y compras de memoria USB” por la cifra de 23 mil pesotes.

Don tricolor en la entidad ejerció en 2018 un presupuesto de 52.8 millones de pesillos. Debe todavía 7.7 millones por multas atrasadas, sobre las cuales se acumulan ya las efectivas a partir del 2020, que no son cosa menor.

En el año, el CDE de Yahleel Abdala Carmona sumó hasta 16 irregularidades que ameritan multa económica, que ya no alcanzará a pagar ella -la causante del desorden- porque se va.

A pesar de ser mujer, castigó el presupuesto destinado a las mujeres.

Veamos: El sujeto obligado omitió destinar el porcentaje mínimo del financiamiento público ordinario para el desarrollo de actividades específicas, por un monto de $739,003.72; omitió destinar el mínimo para la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo político de las mujeres, por un monto de $884,554.07.

Lo más grave: De los más de 52 melones que ejerció, omitió presentar operaciones en tiempo real por la suma de 26.7 millones de pesillos, algo que el Instituto no le perdonará.

Tampoco le informó al INE de 153 operaciones por un importe de 5.1 millones, lo cual representa una “falta capital”.

Otra bronca son los préstamos personales otorgados a los empleados del partido, que nunca recuperó la dirigencia. Al 31 de diciembre una de las cuentas -solo una- hablaba de 186 mil pesillos.

Por lo menos los líderes priístas de Tamaulipas no cometieron los excesos que sus colegas de Tlaxcala, que cargaron a la cuenta del subsidio oficial las fiestas navideñas que incluyeron vinos, esferas, luces y otros.

Si cambiamos al PAN, dirigido por Francisco Elizondo Salazar, siempre ordenados y apegados a las normas financieras, ahora sí les fue como en feria. Se descuidaron.

El 17 de marzo (2018) realizaron la carrera pedestre Corre y Píntate de Azul que resultó todo un éxito con la presencia de miles de chicos y grandes, cuyos ganadores recibieron magníficos premios y regalos.

Tal evento registró un costo de 592 mil 660 pesos con 55 centavos que, según el INE, “carecen de objeto partidista” y aplicará una multa de por lo menos la misma cifra.

Significa que, para el año que viene, el 2020, ya no habrá la tal animada carrera en su cuarta edición.

Es más, el Instituto no quiso aceptar el costo del hospedaje de porristas por la cantidad de 20 mil varos.

Hay más presuntas irregularidades: En compra de combustibles por 400 mil varos; avisos por contratación de propaganda por un millón 34 mil; en tareas editoriales por 883 mil; eventos de capacitación por un millón 235 mil.

Igual que el PRI, la principal irregularidad: Omitió realizar el registro contable de 97 operaciones en tiempo real, excediendo los 3 días posteriores en que se realizaron las mismas, por $2,041,935.82.

Otro dolor de cabeza para los azules: No pudieron comprobar 356 mil pesos por concepto de viáticos, ni 882 mil de tareas editoriales vinculadas al partido.

También los préstamos al personal. En el ejercicio no pudieron recuperar 203 mil 500 pesos al 31 de diciembre de ese año.

En Tamaulipas Acción Nacional ejerció en 2018 un presupuesto de 67.5 millones de pesos de financiamiento ordinario. Debe multas por un millón 317 mil.

Los fiscalizadores detectaron hasta 33 faltas que son motivo de multas económicas (no firmes desde luego porque les queda el recurso de apelar a los tribunales).

Igual que el PRI, se excedió en los topes autorizados por el IETAM para recibir aportaciones de la militancia, algo que el árbitro estatal deberá conocer.

Ambos –partidos- registran otra multa por no comprobar o reportar el origen de cuotas o recibir dinero en efectivo, y no por cheque o transferencia bancaria, lo cual da origen a sospechas.

Total que, para la próxima, estas organizaciones ya saben cómo se las gastan los fiscalizadores. Necesitan ponerse al tiro para no ver reducido su financiamiento público.

En otro ámbito, le comento amigo lector que, en la misma sesión del órgano electoral, los concejeros invalidaron la denuncia del ahora diputado federal Armando Javier Zertuche Zuani  en contra de su sobrino Juan Carlos Zertuche Romero. Quedaron empatados.

Según la denuncia de Zuani, el muchacho, candidato por Movimiento Ciudadano a diputado local “está utilizando mi imagen para apoyar su candidatura sin contar con mi consentimiento expreso o tácito”.

Agregaba que Romero “utilizó cuentas falsas de Facebook como las de María del Rosario Reyes y Carlos M. Abarca” para publicitarse a costillas de él.

Si el diputado de Morena no está conforme con el resultado del INE, le queda el recurso de inconformidad ante los tribunales, o ahí la deja.