Rusia, Bélgica y Canadá se estrenan con victoria

0
114

Por Agencia.-

Si bien el formato elegido para la disputa de las eliminatorias de esta nueva Copa Davis con sus partidos a tres sets premia la capacidad de esprintar de sus participantes por encima del largo plazo, tanto Rusia, Bélgica como Canadá resolvieron sus primeros duelos con destacable brío. Los imponentes rusos Rublev y Khachanov derrotaron con autoridad a los croatas Gojo (doble 6-3) y Coric (6-7, 6-4 y 6-4), aunque el segundo encuentro entre los dos primeros espadas mantuvo algo más de tensión. Tanto Rusia como Croacia están encuadradas con España en el grupo B.

Sudó Rusia para rematar su primera bola en la clasificación, pero lo hizo bien sostenida a partir de una pareja que en sus enfrentamientos individuales puede darle muchas alegrías. Al pulso firme de Rublev, inquebrantable en su enfrentamiento ante otro adolescente como Gojo (22 y 21 años respectivamente), se sumó la buena lectura del juego de Khachanov, ganador el año pasado en el Masters de París-Bercy, y convertido a última hora en guía de su selección tras la renuncia del agotado Medvedev.

Se agarró con uñas y dientes Coric a un partido que, sin embargo, se le escapó de las manos en el último suspiro, cuando perdió la iniciativa y no fue capaz de contener el cañón incesante de Khachanov. Ni la orquesta croata pudo descentrar al gigantón ruso (1,98m), que no perdió la calma a pesar de arrancar con el pie izquierdo. Con el botín resguardado, el partido de dobles (se juega en todas las eliminatorias para resolver los posibles empates finales) también cayó del lado ruso, precisamente por la pareja ganadora en individuales, Rublev-Khachanov, que derrotó (7-6 y 6-4) a Dogig-Mektic.

Mucho menos exigida comenzó Bélgica, que en mayor o menor medida replicó el mismo formato en su eliminatoria ante Colombia. Darcis se deshizo con suficiencia de Giraldo (6-3 y 6-2), y Goffin hizo lo propio ante Galán (3-6, 6-3 y 6-3), eso sí, tras un mal arranque del cabeza de cartel belga. Batalló como es habitual el colombiano, pero el despertar de su rival fue demasiado para su raqueta. Se tomaron la revancha, sin embargo, los colombianos en el dobles, con la victoria de Farah-Cabral ante Gille-Vliegen (6-7, 6-4 y 7-6), para regocijo de sus muchos aficionados desplazados a la Caja Mágica.

Igualmente intrigante resultó el desenlance del duelo entre Italia y Canadá. A pesar de que Pospisil resolvió su enfrentamiento ante Fognini con tino (7-6 y 7-5), el definitivo punto de Shapovalov (7-6, 6-7 y 7-6) frente a Berrettini concentró toda la tensión de la eliminatoria. Por tres veces llegaron al tie break dos tenistas peliagudos, rocosos, que solo enseñaron sus costuras cuando la agonía apretaba. En un desempate de idas y venidas, la zurda del canadiense resultó algo más estable a la hora de la verdad. Cuando parecía que por primera vez en toda la jornada el partido de dobles sería requerido para dirimir la cuestión, Shapovalov enmendó la plana llevándose el tercer set y entregando a Canadá el segundo punto. A pesar del esfuerzo, el polaco se unió a Pospisil para el encuentro de parejas, donde esta vez cayeron ante la dupla italiana, Fognini-Berrettini, que se adjudicaron el único punto de la jornada para su país (6-2, 3-6 y 6-3).