Un ‘club de amigos’ llamado ITAIT

0
414

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Da pena saber que, en una lista de los municipios más transparentes de México no aparece ninguno de Tamaulipas.

Esto según el Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal 2019 realizada anualmente por la publicación ARegional, que hace la compilación según lo que publican en Internet -en obligaciones- los ayuntamientos.

Los únicos que cumplen cabalmente con la Leyes en la materia  son Puebla, Corregidora, Veracruz, Zapopan, Monterrey, Querétaro, Tepic y Guadalajara, en ese orden.

Muy lejos aparece Tampico, lugar 37, único al que se tomó en cuenta. Los formatos están incompletos.

Los municipios cuerudos, en concreto los alcaldes, que son los que mandan, no son nada transparentes. Así lo demuestra el propio Sistema de Portales de Transparencia (SIPOT). Los enlaces (hipervínculos) vienen en blanco o conducen a cosas muy diferentes.

El Instituto de Transparencia y Acceso a la Información de Tamaulipas es un “elefante blanco” que solo devora presupuestos, mas no obliga a los entes a que difundan sus actividades y en particular el uso que le dan a los recursos.

Digamos que es un “club de amigos” que, para seguir gozado de la vida, para el 2020 le pidieron a la secretaría de Finanzas y Congreso del Estado un presupuesto de 18.6 millones de pesos, de los cuales 15 se van en sueldos.

En ese proyecto incluyeron más de dos melones de pesillos por concepto de “retiro” de los tres comisionados, cuya gestión llega a su fin (¡por fin!) en enero del año siguiente.

En efecto, la “casta divina” formada por Jaime Arreola Loperena, Rosalinda Salinas Treviño y Juan Carlos López Aceves termina su reinado  luego de 12 años consecutivos de permanecer en la nómina del elefante.

Dicha tercia proviene de la época del Gobernador Eugenio Hernández Flores. Los nombró personalmente y así lo informó al Congreso del Estado para que ratificara o los regresara.

No es necesario decir lo que sucedió. Los diputados estaban al servicio del Gobernador.

Después de los primeros seis años de estar pegados  a la ubre de la res gubernamental, el Gobernador Egidio Torre Cantú acordó ratificar a los tres por otro sexenio, que se cumplirá precisamente el 30 de enero del 2020.

Deberá llegar gente nueva que se ponga realmente a trabajar y hacer cumplir las obligaciones, para que el órgano de Transparencia no siga desprestigiando a Tamaulipas, como  hasta ahora.

La tercia demostró no poder con el paquete pese a los millones de sueldo que perciben anualmente. Se burocratizaron. Consideraron al organismo como de su propiedad.

Según los datos del presupuesto de Egresos del 2019, cada uno recibe un sueldito de 130 mil varos mensuales aparte de prestaciones.

Un elemento más nos dice que para el mismo ejercicio habían pedido un presupuesto de 22.4 millones de devaluados, pero “alguien” de por ahí solo les autorizó 15.866.

Con cualquier pretexto es una burocracia creciente. Hacen de todo menos exigir cumplir con la Ley a los 131 sujetos obligados, entre ellos los ayuntamientos.

En su triste paso por el ITAIT, la tercia jamás ha aplicado una multa a los funcionarios de los tres niveles de gobierno.

De que tienen “dientes”, los tienen. Pueden aplicar multas hasta de dos mil 500 UMAS, que representan una “bolsa” de 211 mil 225 pesos (considerada la unidad a  $84.49 diarios).

La Ley de Transparencia de Tamaulipas dice en su artículo 86 que “el organismo garante, de manera oficiosa llevará cabo la verificación de los portales de Internet de los sujetos obligados, o la plataforma nacional”.

Los del Instituto se hacen patos.

Según la información oficial del propio organismo, en septiembre del presente año acordaron una verificación permanente del cumplimiento de obligaciones de los tres poderes, incluyendo  las secretarías del ejecutivo.

También cinco Comapas, Altamira, Nuevo Laredo, Reynosa, Victoria y Matamoros; dos partidos, PRI y PAN, y los ayuntamientos de Altamira, Madero, Mante, Matamoros, Nuevo Laredo, Reynosa, Río Bravo, San Fernando, Valle Hermoso y  Victoria (por causas que no dicen, dejan fuera a la Comapa de la Zona Conurbada del sur).

Pero es lo mismo que si la verificación fuera permanente o no. Jamás se imponen.

En lugar de chambear en lo que les corresponde, los comisionados andan organizando carreras atléticas, un género que está muy lejos de sus funciones.

Pues bien, como lo adelantábamos en colaboración anterior, el TRIFE anuló la elección interna por la dirigencia nacional de Morena. Le concede 90 días para reponer procedimiento.

Los magistrados motivaron que el corte del padrón de militantes se hizo con mucha anticipación, al 20 de noviembre del 2017; el padrón de afiliados carece de confiabilidad, certeza y certidumbre y se incumplió el deber de credencialización.

¿Qué es lo que va  a pasar? No se sabe pero se habla que, ahora sí, le harán caso al Presidente López. Decidirán por medio de encuestas.

Con esto la “limpia” en Tamaulipas tardará todavía por lo menos tres meses. El nuevo comité podrá nombrarse por el mismo método.

Aquellos que cantaban victoria tendrán que volver a hacer su trabajo de “mapachismo” si es que quieren aparecer en las boletas electorales del 2021 o del 2022.

Estuvo en ciudad Victoria la consejera del INE Pamela San Martín Ríos y Valles, para asistir como expositora en un evento de Jornadas de Democracia y Derechos Humanos.

De interés parte de sus comentarios, como ese de que, en letras de la Constitución Mexicana somos un país de primer mundo pero en los hechos estamos muy lejos de alcanzarlo.

Nada que resaltar de los demás “ponentes”.

Nos vamos.