Un tipo de cuidado, radical y pendenciero

0
236

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En Morena siguen con su bronca. Las mujercitas no se ponen de acuerdo. Quieren ganar sin invertir capital.

Militantes y consejeros no saben si es seria la propuesta de efectuar un Congreso Nacional Extraordinario el domingo 24 del presente, para zanjar diferencias y reorganizar al conglomerado de tribus (¿de qué otra manera se les puede llamar?) que llevó al poder al señor López Obrador.

En la víspera, una de las damitas, la presidente del CEN Yeidckol Polevnsky, convocó para el 17 de noviembre; el mismo día la presidenta del Consejo, Bertha Lujan, citó para el 24. Ambas no son de fiar aunque afirman que ya fumaron “la pipa de la paz”.

Este martes Luján dio lectura -vía redes- a una presunta orden del día en que van a expedir nueva convocatoria para designar a sus próximos líderes, que sería allá por mediados del 2020.

Mientras esto sucede, a río revuelto pesca un individuo llamado Alejandro Rojas Díaz Durán, el “cargamaletas” de Ricardo Monreal, líder del Senado. Cada vez se acerca -meses atrás se antojaba imposible- a la jefatura nacional y podría ser la solución definitiva para hacer a un lado a las rijosas que no dan con bola.

No es tonto. Interpreta con servilismo los deseos del jefe López de utilizar el método de encuestas, para decidir quién se queda con Morena.

Si les gana Alejandro, en Tamaulipas saltarán cáscaras. Es un tipo de cuidado, muy radical y pendenciero. Serán desplazados los actuales líderes para imponer a gente de su confianza. Ya tiene pleito cazado con los alcaldes de Matamoros y Madero, partidarios de Lujan a la jefatura nacional.

En los primeros días de agosto, Rojas les pidió al edil Adrián Oseguera Kernion y al “superdelegado” estatal del gobierno federal, José Ramón Gómez Leal, que renuncien para tener autoridad moral de meterse en la elección interna de la dirigencia morenista.

Con Alejandro en la presidencia nacional, no les espera un futuro muy halagador a los susodichos. Tendría mano para designar a los candidatos a las alcaldías y diputaciones en el 2021.

Su gran amigo Francisco Chavira Martínez, Rector de la Universidad del Norte, el que lo  hizo “doctorcito” Honoris Causa, tendrá que ir en el primer lugar de la lista de plurinominales para llegar al Congreso sin despeinarse ¿apoco no?.

Como segundo su otro cuatacho del alma, Javier Villarreal Terán, el azote de El Mante, quien le paga los gastos por venir a hacerla de tos a Tamaulipas, según lo dijo el propio Alex en la última aparición  ante los medios masivos en ciudad Victoria.

Desde que arribó por estas tierras, Alejandro se desvive por recibir en el seno morenista al cascajo de ex priístas y panistas que solo buscar aterrizar en una nómina sin importarles el partido. Fue el organizador del registro de cientos de precandidatos a diputados que más tarde vieron cerradas las puertas.

 Los viejos partidarios de  AMLO en esta región acusan que a él se debe la “invitación” a destacados priístas como Oscar Luebbert, Jaime Rodríguez Inurrigarro, Eliseo Castillo Tejeda, José Guadalupe Herrera Bustamante y otros que se quedaron con las ganas.

Ya en el poder tendría facultades para “dedear” a sus amigotes, comenzando con el Rector y El Javo.

Decíamos que nada tiene de tonto. Ha solicitado que la gerencia partidista se defina en tres encuestas organizadas por instituciones de seriedad como la UNAM y el INE, para preguntar opinión no solo a militantes sino ciudadanos en general, aparte de tres debates realizados en provincia.

Si el jefe del clan, López Obrador no interviene, ARDD podría salirse con la suya. Les ganaría a las damitas y al diputado Mario Delgado que no ha recorrido ni las goteras de la CDMX.

La idea de Alex es formar planillas nacionales que incluyan consejeros  y presidentes de los comités estatales. Quiere matar todos los pájaros de una pedrada, estilo Don Peje.

Y bueno, así la dejamos. Es un problema que solo incumbe a los militantes. Ellos son los que tienen la palabra.

Si hablamos de la selección del futuro presidente del Instituto Electoral de Tamaulipas, aunque lento pero el proceso avanza en las instancias del INE, órgano encargado de emitir la convocatoria y culminar con la entrega del nombramiento. De 55 “suspirantes” iniciales ya dejó la lista en 20 y pronto vendrá una segunda evaluación.

Por sus acciones, nos hace pensar que va en serio en eso de obligar que cumplan los requisitos laborales y de residencia de cinco años mínimo, o que sean tamaulipecos por nacimiento.

Rechazaron como aspirante  a un individuo originario de la Ciudad de México al que le faltan -para el 20 de enero del 2020- algunos meses para cumplir los cinco años en ciudad Victoria, donde es funcionario del IETAM.

De paso el chilango (no damos los nombres porque el órgano no quiere difundirlos)  mintió al no informar que el 18 de julio del 2015 realizó un movimiento de reposición de credencial de elector, con residencia en la gran capital.

Una damita fue dada de baja de la lista porque tampoco reúne la residencia. Nació en Zacatecas y hace poco era funcionaria del Poder Judicial en Coahuila.

El último al que echaron fuera es oriundo de El Mante pero el 11 de enero del 2011 fue nombrado jefe de la Unidad Ejecutiva de la SET (subsecretario), cargo  que desempeñó hasta el 30 de septiembre del 2016 (gobierno egidista).

Con estas acciones los del INE alcanzan la credibilidad del respetable ciudadano ¿no cree usted?.

En ciudad Victoria el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca puso en marcha la primera edición de la Olimpiada 2019 del Colegio Escandón Lasalle en que participan 1,800 alumnos. Previamente acompañó a la comunidad lasallista a la Eucaristía de Bendición del Fuego de la Paz, oficiada por el obispo Antonio González Sánchez en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús. Estuvo con su esposa Mariana.

Al responder a pregunta de los reporteros, el ejecutivo dijo que, en materia de seguridad, seguirá combatiendo la delincuencia “con toda la fuerza del Estado” tal y como lo anunció al inicio de su mandato.