Cese o cárcel, opciones para jefe de tribunal burocrático de Tamaulipas si desoye a juez

0
621

Por David Zárate Cruz

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Poder Judicial Federal le dio tres días al presidente del  Tribunal de Arbitraje de los Trabajadores al Servicio del Estado y los Municipios (Tcatsem), Oscar Godoy Espinosa para que informe que queda pendiente de pagar a un ciudadano por un laudo, y le advirtió que no hacerlo se le seguirá tramite de inejecución de sentencia, lo que podría terminar en destitución del cargo y consignación ante un Juez Penal Federal.

En el juicio de amparo 536/2018,  el titular del Juzgado Primero de Distrito en Victoria, Fernando Ureña Moreno notificó: “requiérase al presidente del Tcatsem para que dentro del plazo de tres días, contado a partir de la notificación del presente proveído, informe si existe una cantidad líquida qué ejecutar dentro de los autos del expediente laboral 246/E/2011, o en su caso, manifieste qué prestaciones quedan pendientes por cubrir (al trabajador)”.

Lo instó también a “remitir en copia certificada del auto recaído al escrito de 9 de marzo de 2018, a través del cual se le solicitó la expedición de la copia certificada del laudo que se ejecuta y la emisión de constancia de personalidad. Bajo el apercibimiento de que de no hacerlo así, sin causa justificada, se le impondrá a su titular una multa equivalente a cien unidades de medida y actualización vigente”.

 Además “se remitirá el expediente al Tribunal Colegiado de Circuito o a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, según el caso, para seguir el trámite de inejecución, que puede culminar con la separación de su puesto y su consignación”.

Desde el 14 de junio a la fecha, el presidente del Tcatsem Oscar Godoy Espinosa lleva 19 requerimientos de cumplimiento a la sentencia y no lo ha hecho, por lo que ahora se le dieron tres días para que lo haga.

Fue el 28 de mayo del 2018 cuando el Juzgado emitió la sentencia otorgando el amparo para que el funcionario estatal realice en forma pronta y expedita el trámite y conclusión del procedimiento de ejecución del laudo, dictado dentro del juicio laboral, observando los plazos y términos legales, lo cual implica el deber de llevar a cabo los actos subsecuentes a los reclamados, necesarios para tal fin.