‘Dicen que estoy viejito y chocheando pero estoy al 100 y bateo arriba de 300’: AMLO

0
346

Por Agencias

Jalapa, Veracruz.-  Sin mencionar por su nombre a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que un problema serio que heredó su gobierno fue el de inseguridad y violencia, condiciones que empeoraron, dijo, porque los encargados de garantizar la seguridad estaban “al servicio de la delincuencia”.

“Ahora nos estamos dando cuenta, hay ya noticias de cómo estaba el asunto, de cómo los encargados de garantizar la seguridad estaban trabajando para la delincuencia, al servicio de la delincuencia”, manifestó el mandatario sobre la detención de García Luna, realizada esta semana en Dallas, Estados Unidos.

“Eso fue lo que empeoró la situación de inseguridad en nuestro país, porque cuando no hay una frontera bien definida entre autoridad y delincuencia, cuando hay contubernio, cuando es lo mismo la delincuencia que la autoridad, pues entonces no hay remedio”, señaló.

Al encabezar la asamblea ejidal sobre el programa Sembrando Vida en la ranchería San Miguel Adentro de este municipio, el mandatario sostuvo que si define bien la frontera, si se pinta bien la raya y no hay contubernio ni vinculación de la autoridad con la delincuencia, entonces se puede poner orden.

“Por eso tengo mucha confianza de que vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en nuestro país, porque no va a haber esa complicidad que había entre delincuencia y autoridades”, añadió.

“Por un lado, la delincuencia, por otro lado, la autoridad, y de esa manera, con autoridad moral, vamos a poner orden en el país para que tengamos todos paz y tranquilidad”, ofreció.

Lamentó que las cárceles estén llenas de jóvenes porque por falta de oportunidades son cooptados por la delincuencia y recordó que durante sus giras, muchas madres le piden ayuda porque tienen hijos desaparecidos o en prisión.

López Obrador se refirió también a su estado de salud que, “por el creador y la naturaleza”, está “al cien” y, en términos beisbolísticos, está bateando “arriba de 300”.

“Nada más lo menciono aquí en mi tierra y mi agua porque mis adversarios dicen: ‘Está enfermo’ y piden hasta exámenes médicos’”, dijo y añadió que inclusive le piden, vía transparencia, que informe sobre el último resultado de sus análisis y cómo está de salud.

“Pues estoy al 100. Ya está, dicen, viejito, está chocheando. Bateando arriba de 300”, respondió.

En el asunto de la deuda pública, el presidente explicó a sus paisanos que Vicente Fox dejó deuda de un billón 700 mil millones de pesos.

Felipe Calderón la aumentó a 5.2 billones y Enrique Peña Nieto a 10 billones 800 mil millones, refirió el mandatario.

Y que tan solo para el pago de intereses, este año el gobierno destinó 600 mil millones de pesos.

“Imagínense si sigo pidiendo créditos y sigo endeudando al país, ¿cómo terminamos?, pues en bancarrota”, expuso.

En su segundo y último día de gira por Tabasco, el presidente López Obrador se reunió en Villahermosa, de manera privada, con técnicos del programa Sembrando Vida y posteriormente se trasladó al vivero comunitario “El futuro de México 3”, en la ranchería San Miguel Adentro de Jalapa, donde encabezó la asamblea ejidal.

Acompañado del gobernador Adán Augusto López Hernández y la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, el primer mandatario informó que en 2020 Sembrando Vida tendrá un presupuesto de 26 mil millones de pesos, el doble de lo ejercido éste año en todo el país.

Esa inversión permitirá pasar de 500 mil a un millón de hectáreas sembradas con árboles frutales y maderables y de 200 mil a 400 mil ejidatarios y pequeños propietarios beneficiados.

Por la tarde, López Obrador continuó su gira por Coatzacoalcos, Veracruz. (Armando Guzmán/Apro).