Familiares de detenidos por caso LeBarón impiden que FGR los lleve a la CDMX

0
452

Por Agencias

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Familiares y amigos de
tres presuntos involucrados en el ataque contra integrantes de la familia
LeBarón, detenidos por las fuerzas federales, mantienen retenido en la
población de Janos a un convoy de unidades de la Fiscalía General de la
República (FGR) para exigir su liberación.

“Son inocentes. No culpen a inocentes. Libérenlos.
Queremos justicia», gritaban los quejosos apostados a orillas de la
carretera de esa localidad del noroeste de Chihuahua, cerca de la población
sonorense de Bavispe, donde el 4 de noviembre tres mujeres y seis menores
fueron asesinados.

Los supuestos involucrados en el atentado que ya
están bajo la custodia de las autoridades y según la familia, son trasladados
en el convoy, son Mario Héctor Hernández Herrera, de 35 años, su hermano Luis
Manuel Hernández Herrera de 43 y otra persona de nombre Cipriano.

El domingo, la FGR informó que en un operativo
conjunto efectuado por fuerzas federales se logró la captura de otros tres
posibles involucrados en el ataque cometido en contra de integrantes de la
familia Lebarón, uno de ellos fue identificado como Mario H, quien pertenece a
una célula del cártel de Juárez.

La dependencia señaló que gracias a labores de
inteligencia se localizaron varios inmuebles en los que se ubicaban los ahora
detenidos, aunque no precisó la localidad. Con base en esa información se pidió
a un juez especializado las órdenes de cateo necesarias que permitieron lograr
las aprehensiones.

En la operación participaron efectivos de las
secretarías de la Defensa Nacional, Marina, de la Policía Federal Ministerial,
la Guardia Nacional y del Centro Nacional de Inteligencia.

Fuentes militares confirmaron la identidad de uno de
los tres detenidos, Mario H, El Mayo, señalado como el líder local de La Línea,
una de las fracciones del cártel de Juárez, y encargado de encabezar las
acciones armadas por parte de este grupo delictivo en esa ciudad fronteriza.

Al cierre de la edición, los lugareños mantenían
retenido el convoy y advertían que no lo dejarán pasar hasta que sus familiares
sean liberados, pues no permitirán que sean trasladados a la Ciudad de México
después de haber sido detenidos el domingo por la mañana durante un cateo en un
domicilio de Janos, según ellos, sin orden judicial. (Rubén Villalpando/Jesús
Estrada/La Jornada).