Impuesto predial, el llanto de los ricos

0
440

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- No cayó muy bien, entre los ricos, la iniciativa del diputado Florentino Aarón Sáenz Cobos que autoriza a los ayuntamientos a cobrar el servicio de recolección de basura y fijar el predial en el uno por  ciento de los valores catastrales.

No es cuento, es una realidad.

Los alcaldes podrán fijar las reglas de cobro y hacerlo efectivo a partir de enero, según decreto del Congreso del Estado. Bueno, falta que lo apruebe el pleno legislativo, pero se da por hecho.

En este tema los ricos también van a llorar. Les pegará en el bolsillo como lo vamos a ver en las siguientes líneas.

Para comenzar expongamos el caso de ciudad Victoria.

Los catastrales (no comerciales) más altos están en Residencial La Misión, Puerta de Hierro y Los Arcángeles que, para el 2020, se fijaron en mil 350 pesos metro cuadrado.

En tanto la construcción “de lujo excelente” fue tasada por el ayuntamiento, según el Periódico Oficial del Estado de fecha 30 de octubre del presente, en cuatro mil 500 pesos metro.

Reiteramos que no se trata de evaluaciones comerciales.

Si hablamos de un predio de 400 metros cuadrados, con una construcción de 200, el impuesto anual será de casi los 13 mil 500, algo que nunca antes los causantes habían pagado.

Muy parecido pero más bajo en fraccionamientos como Los Naranjos (donde tienen propiedades ex Gobernadores) y Residencial Campestre, de los más exclusivos del pueblo.

Por lo que hace a los cálculos en locales comerciales, el más alto se ubica por la calle Hidalgo, del ocho al 17, en tres mil 450 pesos metro cuadrado, que también verán incrementado el predial.

Cierto que hay construcciones residenciales y comerciales más caras. Una de dos millones pagará 20 mil, por ejemplo, y así sucesivamente.

Es el llanto de los ricos, los que menos cumplen con sus obligaciones tributarias según los tesoreros. Los pobres no sentirán el nuevo golpe, es uno más de tantos.

El valor más bajo de terrenos, a 60 el metro, se ubica en las colonias Álvaro Obregón y Alta Vista donde la construcción anda en los 500 pesos.

Por una casita de 80 metros en predio de 200, se estarán pagando alrededor de 600 pesos, más el maldito “refrendo” que dobletea esa cifra, metido a chaleco desde la  triste administración de Oscar Almaraz Smer.

Nuevo Laredo no tendrá mucha variación en comparación con Ciudad Victoria. Las residencias “excelentes de lujo” fueron tasadas por el ayuntamiento en cuatro mil 500 pesos, en tanto que los terrenos comerciales del primer cuadro en dos mil 500.

No se entiende pero, de las principales ciudades el valor más alto lo registra Río Bravo con una base de cobro de seis mil 375 pesos, más del doble que Nuevo Laredo, en inmuebles ubicados por la calle Tampico entre Reynosa y Victoria.

Ahí se dará  el lloradero de los propietarios pues aparte están las construcciones.

Reynosa no se queda atrás. La alcaldesa Maki Ortiz quiere sacar dinero hasta  por debajo de las piedras y esta es la oportunidad, no tan solo en el predial sino en pasar a cuchillo a la gente por el servicio de limpieza pública.

Si el pleno de los diputados aprueba este miércoles el agregado de Tino Sáenz a las Leyes de Ingresos, en esta ciudad fronteriza lo estarán recordando por mucho tiempo.

Es que Doña Maki le está metiendo a los hoteles y centros de espectáculos  un valor de construcción de casi los siete mil pesos, aparte de los terrenos. Traerá incrementos de tarifas al público.

Y no podrán olvidarse de Tino los residentes -ahí mismo en Reynosa- de los fraccionamientos Montecasino, Reséndez Fierro, Las Fuentes y Los Naranjos, donde las tablas unitarias señalan más de dos mil pesos por metro, los más caros del pueblo.

Ahora bien, si el antecedente nos dice que en Tamaulipas el 40 o más por ciento de los propietarios no paga el impuesto ¿qué garantiza que al aumentar sí lo vayan a hacer?. Los que más fallan son precisamente los dinerosos.

Se nos hace que la Comisión de Hacienda que preside Arturo Soto Alemán debió razonar el agregado de Sáenz Cobos para decretar los aumentos. Era primero exhortar a los alcaldes a eficientar la recaudación, hacer que más gente cumpla. De otra manera están clavando la uña a los cumplidos para tratar de generarle más dinero a los ayuntamientos.

De por sí la gente no paga, y menos cuando ve que su dinero se convierte en vacaciones, fiestas y francachelas  de los alcaldes y sus colaboradores, gozando de una total y absoluta impunidad.

Veremos cómo pinta el 2020 y si en efecto -como parece-, los presidentes de los municipios (ciudades) más poblados se “animan” a ejecutar las nuevas tarifas antes que ponerse a cobrar los millones que les deben.

Un fenómeno inequívoco es que el respetable no quiere pagar -como tampoco el servicio de agua potable- porque ve que su dinero es objeto de raterías de los funcionarios municipales. Los presidentes deberían comenzar con demostraciones de honestidad que generen confianza ¿no le parece querido lector?.

El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, acompañado de su esposa Mariana, realizó gira de actividades por Ocampo, donde entregaron un autobús escolar al Colegio de Bachilleres, dotaciones del programa Desayuna Bien en Navidad y  aparatos auditivos, prótesis y herramientas de trabajo entre otros beneficios.

Por su parte  en la Universidad Autónoma de Tamaulipas el Rector José Andrés Suárez Fernández, en el marco de la Asamblea Solemne de Reconocimiento al Mérito Universitario, otorgó el Premio Investigador Joven 2019 al Dr. Alan Díaz Manríquez, docente e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias, por sus aportaciones en el campo de la tecnología evolutiva.