Nuevo ministro de gobierno boliviano cree que Morales y Maduro terminarán presos

0
232

Por Agencia.-

l expresidente de Bolivia Evo Morales y su aliado venezolano Nicolás Maduro terminarán en la cárcel, dijo en una entrevista a la AFP el ministro de Gobierno (Interior) boliviano, Arturo Murillo, al considerar que estos dos mandatarios “han asesinado a mucha gente” por empeñarse en mantenerse en el poder.

Murillo cree que se están dando las condiciones para que Morales y Maduro terminen “en una fría cárcel”,
según dijo al referirse a la denuncia que el gobierno prepara contra el
expresidente boliviano ante la Corte Penal Internacional de La Haya
(CPI) por crímenes de lesa humanidad. El año pasado seis países
presentaron una denuncia contra Maduro con acusaciones similares.

El gobierno transitorio de Bolivia atribuye a Morales
-asilado en México-, las 34 muertes registradas en la convulsión social
que rodeó su renuncia, el 10 de noviembre, después de anular las
elecciones del 20 de octubre que le dieron el triunfo para un cuarto
mandato y en las que la OEA halló irregularidades.

“Creo que se están dando las condiciones para que Nicolás
Maduro acompañe a Evo Morales en alguna cárcel en La Haya; eso se está
preparando”
, dijo Murillo a la AFP.

E insistió: “Nicolás Maduro va a terminar en una cárcel muy
fría junto con Evo Morales, porque por el poder, por dañar a los países,
han asesinado a mucha gente”.

Maduro fue denunciado el año pasado por Argentina, Chile, Colombia,
Paraguay, Perú y Canadá, ante el tribunal internacional por crímenes que
habrían tenido lugar en Venezuela a partir de febrero de 2014.

El titular de Gobierno boliviano descartó que Morales pueda retornar al poder, como dijo Maduro el miércoles en Caracas.

“Evo Morales puede volver, pero nadie garantiza que no vaya directo a la cárcel”, dijo Murillo.

Según el ministro, Morales “perdió la oportunidad de salir por la puerta grande”. “No hizo bien las cosas, la ambición y su círculo cerrado de corruptos, narcos, lo convenció” de postularse a un cuarto mandato consecutivo, a pesar de que un referendo le negó en 2016 esa posibilidad.

“Le endulzaron la oreja, le hicieron creer que era un dios”, dijo Murillo, pero “es un ser humano que ha cometido muchísimos delitos que los va tener que pagar en esta Tierra”.

Morales logró en 2017 que el Tribunal Constitucional lo habilitara
para una reelección indefinida, al considerar que eso era un derecho
humano.

“Injerencia Terrible”

Venezuela y Cuba están en la mira del nuevo gobierno transitorio
boliviano, que los acusa de “injerencia terrible” durante los 14 años de
Morales en el poder, quien renunció en medio de una fuerte crisis
política.

Una de las primeras medidas de la mandataria interina de
derecha Jeanine Áñez fue precisamente la expulsión de todos los
funcionarios de la embajada de Venezuela en La Paz, debido a la
“violación de normas diplomáticas”, por supuestamente inmiscuirse en
asuntos internos.

“La gente que representaba a Maduro ha estado haciendo una
injerencia terrible en el país y, obviamente, había operadores de ellos
causando miedo y terror”, en la violencia que se desató entre octubre y
noviembre, dijo Murillo.

Al igual que unos 50 países, el gobierno de Áñez reconoció al opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

Según Murillo, hay cubanos “que le han estado haciendo daño al país, gente que ha venido preparada para eso”.

“Es más -afirma- (el exministro boliviano) Juan Ramón Quintana se ha
ido a preparar el último año (a Cuba, donde fungió como embajador) para
tratar de volver un Vietnam a Bolivia. Ha intentado, pero no ha podido”.

El gobierno interino expulsó en noviembre a unos 725 cooperantes
cubanos, la mayoría médicos. Bolivia y Cuba tenían desde 2005 un acuerdo
de cooperación que permitía la presencia de médicos cubanos y que se
enriqueció posteriormente con el otorgamiento de unas 5.000 becas para
que jóvenes bolivianos estudiaran medicina en La Habana.

Murillo afirmó sin dar detalles que hay cubanos en Bolivia
que “siguen haciendo daño al país”, y confió a la AFP que “aún no se le
ha pedido al embajador que se vaya”.

“Soy un gran amigo” del pueblo cubano, pero “lo que no voy a
permitir es que venga ningún extranjero a hacer en Bolivia terrorismo, a
hacer narcoterrorismo, a desestabilizar nuestro país”, indicó.

En 1967, una guerrilla encabezada por el legendario Ernesto Che
Guevara fue derrotada por el ejército boliviano, entrenado por militares
estadounidenses y asesorado por la CIA. Morales solía encabezar los
actos de homenaje al guerrillero cada 9 de octubre, la fecha de la
ejecución de Guevara tras haber sido capturado vivo en la selva
boliviana.