Olimpia

0
345

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Luego de mi vuelo matutino
llegué a mi búnker, encendí la lap top y me eché un chapuzón en el mar de
información que diariamente nos ofrecen los portales informativos electrónicos
locales, nacionales e internacionales. (Nota de la Redacción: Pegaso exagera.
Nada más vio la sección de horóscopos para ver qué le depara el destino el día
de hoy).

Una noticia que llamó mi atención fue la aprobación
en el Congreso del Distrito Federal de la llamada Ley Olimpia, una
reglamentación que pretende sancionar con hasta seis años de cárcel sin derecho
a fianza a quienes suban a las redes sociales fotografías íntimas sin
consentimiento.

Es decir, que si alguien está disfrutando las
delicias de Himeneo y de pronto se le ocurre tomar alguna foto o video y
después la sube a la nube o a su cuenta de Twitter, estará en serios problemas.

Por ahora, al menos en 14 Estados del país ya está
vigente esa ley.

Por desgracia, hasta ahora las redes sociales están
inundadas de los llamados “packs” o paquetes de fotografías con contenido
sexual que los ex novios, ex esposos o ex parejas, hombres y mujeres, comparten
con sus cuates y con el público en general.

Las feministas en especial, aplaudieron que en la
Ciudad de México y otras entidades federativas ya sea considerado como un
delito la violencia digital, puesto que aseguran que se trata de una nueva
manera de hostigamiento sexual.

Haciendo un pequeño esfuerzo mental, podríamos
imaginar, por ejemplo, cómo reaccionaría la ex dirigente magisterial, Elba
Esther Gordillo si su pareja decidiera ventilar en las redes sociales algunas
fotitos en tanga o en un transparente negligé.

O si La Chupitos se pelea con su viejo y éste manda
un sugerente “pack” a sus redes en Facebook.

Para mi candorosa, pura e inocente conciencia sería
difícil de imaginar a Carmelita Salinas, alias “La Corcholata”, haciendo un
strep tease, o bailando en un tubo.

O a Paty Chamoy ventaneando sus cositas ante
millones de morbosos cibernautas.

Definitivamente, la Ley Olimpia debería ser aprobada
en todos los Estados del País. Me uno a las exigencias de las feministas y
feministos. Como diría Chente Fox.

Pronto, en el Congreso de Tamaulipas podría entrar
alguna iniciativa para armonizar su Código Penal en materia de violencia
digital.

Si se llega a aprobar, será un paso más hacia
adelante para acabar con el nocivo machismo y la violencia de género.

Por cierto, le dice un amigo a otro: Oye Archivaldo,
¿tú sabes cuál es la diferencia digital entre el hombre y la mujer?

Y el aludido contesta: No. Tú dime cuál es la
diferencia tecnológica entre el hombre y la mujer.

Contesta el primero: En que el hombre es manual y la
mujer, digital. ¡Juar, juar, juar!

 (Confieso que no entendí el chiste: El hombre
es manual, o sea, que utiliza la mano, en tanto que la mujer es digital,
utiliza el dedo, pero, ¿para qué? Si alguien le entendió puede enviar su
comentario al hashtag #manualodigital).

Va el refrán estilo Pegaso: “¡Trasládese dicha
extremidad fraterna…!” (¡Venga esa mano amiga…!)