Reforma política ¿menos diputados locales?

0
249

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El domingo 6 de junio del
2021 habrá elecciones para diputados locales y presidentes municipales en
Tamaulipas.

Hagamos un breve análisis.

Cualquier reforma que legisladores o el ejecutivo
pretendan introducir, deben hacerlo un año antes del arranque del proceso, que
está previsto para el segundo domingo de septiembre  “del año previo a la elección” (Ley
Electoral), en este caso del 2020.

Si se dan reformas deberán aprobarse y publicarse antes
del 6 de junio del 2020, es decir, dentro de aproximadamente seis meses.

A pesar de estar próxima la fecha, y considerando
que esto no es de la noche a la mañana, que hay un procedimiento, nada se ha
divulgado a partir de los diputados o actores políticos (partidos) ¿reducir el
número de diputados?, ¿acaso aumentarlo?.

Para comenzar hay fechas que los actores no deben
olvidar. Por ejemplo que 180 días (seis meses) antes del inicio del proceso,
los tamaulipecos residentes en el extranjero podrán solicitar su incorporación
a la respectiva lista de votantes ya sea vía Internet, en las oficinas del INE
o  Embajadas y Consulados.

Aquellos que fueron candidatos independientes podrán
volver a postularse por la misma vía pero, si quieren ir por un partido, deben
afiliarse  a más tardar dos meses antes
de iniciado el proceso, es decir, antes del 14 de junio del año entrante.

Para mediados del 2020 la temperatura política
andará muy arriba. A más tardar el 17 de diciembre los partidos tienen que
decidir el método de elección de sus candidatos e informarlo al IETAM, si es
que todavía existe.

Bueno, aquí es necesario agregar que, por ahora, los
OPLES (Organismos Públicos Locales) se escaparon a los diputados (federales) de
Morena que quieren concentrar en el INE los comicios de las 32 entidades.

En ese tenor, esta colaboración confía en que la
elección del 2021 en Tamaulipas será manejada por órganos locales y no el
nacional pejista.

Si los comicios para Gobernador se realizarán el
primer domingo de junio del 2022, un año antes los diputados necesitan legislar
si el periodo será por dos o cinco años, para no cometer los mismos errores que
sus  homólogos de Baja California donde
se dio el caso de la “Ley Bonilla”.

En la entidad del noroeste, cualquier reforma debe
entrar en vigor tres meses antes de iniciado del proceso. En Tamaulipas, como
señalamos líneas arriba, son 12 meses, un año.

Debemos decir que el TRIFE, el máximo órgano de las
decisiones electorales, acaba de determinar que la prolongación del mandado al
Gobernador Bonilla, por tres años más, es inconstitucional. Eso no debe pasar
en Tamaulipas.

Tarde o temprano debe decidirse. Si no es en la 64
legislatura que lidera Gerardo Peña Flores, puede ser en la 65.

Regresando con el tema ¿más diputados locales?,
¿acaso reducirlos?. En los últimos años los partidos no lo han planteado.

De autorizarse de mayoría relativa, en
automático  se incrementarían las
plurinominales, lo que a su vez traería más erogaciones en sueldos, dietas o
como se llamen sus emolumentos. En tiempos de austeridad difícilmente el
gobierno cabecista lo permitiría.

Para dar una idea del “tamaño” de las legislaturas,
hemos de decir que en el Estado de México son 45 de mayoría y 30 de
representación proporcional; Nuevo León 26 de mayoría y 16 de RP; Colima 16 y
9; Aguascalientes un total de 27, 18 y 9 respectivamente.

Parece más funcional reducir los escaños ¿cuántos en
Tamaulipas?, considerando que, en ciertos distritos los padrones son bastante
pequeños y vota un porcentaje muy bajo.

Por ejemplo, el Noveno de Valle Hermoso manejó en la
elección del presente 2019 una lista de 107 mil ciudadanos y apenas votó un
puñado. Bien podría fusionarse con el Once de Matamoros que no llega a los 110
mil.

El padrón más amplio lo tiene el Primero de Nuevo
Laredo con 122 mil, de los cuales votó el 30 por ciento, que no va con el
enorme gasto desplegado en la elección.

Por lo que sabemos los 22 distritos mayoritarios y
14 posiciones plurinominales se delimitaron por una decisión política hace más
de 30 años, en tiempos en que hacía falta dar participación a las minorías.
Pero las cosas han cambiado. Nada se les puede regalar a los partidos.

Conclusión: La tendencia es a reducir el número de
nuestros sagrados legisladores locales y no a incrementarlos. Después de todo
es poco el trabajo que hacen y cobran muy bien.

En el vecino Nuevo León hay la intención de bajar de
42 a 27 en un plan de ahorro. Sinaloa, Tabasco y la CDMX, en general la mayoría
de las entidades federativas,  también
manejan propuestas de quitar escaños.

Lo que sí falta hacia el interior del Congreso de
Tamaulipas, es delegar las funciones en más de una sola persona, que no sea
solo el Presidente de la Junta de Coordinación Política. Faltan uno o dos
subcoordinadores y vicepresidentes de la mesa directiva del mes.

En otras regiones hay, además de
vicepresidentes,  secretarios y
prosecretarios

Por otra parte, si usted es profesionista y busca
chamba, le informo que hay de Comisionado en el Instituto de Transparencia y
Acceso a la Información. El “sueldito” mensual anda en más de mil salarios
mínimos, algo así como 100 mil varos por mes.

Los interesados tienen que presentar solicitudes
antes del 13 del presente diciembre, en la Oficialía de Partes del Congreso del
Estado, el órgano que se encargará de hacer la selección. Por fin se van los
eternos Roberto Arreola Loperena, Juan Carlos López Aceves y Rosalinda Salinas
Treviño que dejarán oliendo a azufre el edificio de Ocho y Abasolo.

Chambita también en la Fiscalía General de Justicia.
Pero no crea usted que corre riesgo, se trata de Contralor Interno (llamado
órgano de control), al que también ha convocado el Poder Legislativo. El
periodo para presentar la intención es del 9 al 20 de este mismo mes.

Nos vamos.