Barren la ‘basura’ en el ITAIT

0
284

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Por fin se fueron, con la cartera llena pero se fueron.

Por 14 años llevaron a Tamaulipas el sótano de los lugares nacionales en trasparencia. Nunca exigieron lo que la Ley autoriza; nunca se “fajaron”.

Jaime Arreola Loperena, Rosalinda Salinas Treviño y Juan Carlos López Aceves dejaron al Instituto de Trasparencia y Acceso a la Información con el prestigio por los suelos. Nunca supieron para qué los pusieron ahí los ex gobernadores Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú, los últimos priístas.

Se despreocuparon, se tiraron a la hamaca e hicieron de la burocracia un sistema permanente.

Por largos años el IMCO (Instituto Mexicano de la Competitividad) mantuvo a nuestra entidad en el lugar 29 del ranking nacional  de transparencia entre las 32 entidades. Fue hasta el año pasado en que subimos al 21 tal vez porque empeoraron diez entes evaluados.

Les pasaron de noche los 14 años. Bueno, en el bolsillo les fue bien.

Su responsabilidad es exigir que los entes sujetos alimenten en tiempo los 48 formatos del Sistema de Transparencia. Fallaron a  pesar de que el poder legislativo los dotó de “dientes” para de perdido espantar. No lo  hicieron.

La mayor parte de los ayuntamientos, comisiones de Agua Potable y algunos órganos estatales, no se ocuparon ni de voltear hacia el ITAIT. Nadie les dijo nada.

Es una pena porque ningún ayuntamiento de Tamaulipas llegó a aparecer en el Índice de Transparencia y Disponibilidad de Información Fiscal. Siempre nos mandaron a la cola. Reprobados en trasparencia.

En el curso del 2019 el más cercano fue Tampico en el lugar 37 de los primeros 50 ayuntamientos mejor evaluados. Pero tenga usted la seguridad de que no fue porque lo exigieran los “comisionados”, sino por decisión voluntaria de la autoridad municipal.

En su triste paso por el órgano, Jaime, Rosalinda y Juan Carlos no fueron ni para darle una regañada a los entes incumplidos. Desecharon la inmensa mayoría de las peticiones de información que solicitó el público a los entes obligados a proporcionarla.

Por Ley, aquellos ayuntamientos o descentralizados que no llenen los formatos pueden recibir multas por hasta 211 mil 300 pesos que vienen siendo mil 500 UMAS. A nadie molestaron ni con el pétalo de un oficio.

Como prueba de su inactividad, solo basta ingresar al SIPOT (Sistema de Portales de Transparencia) para darse cuenta que estamos reprobados. Los enlaces vienen en blanco, están siempre “en etapa de construcción” o contienen datos muy diferentes. Es poco decir que el Instituto es un “elefante blanco” devorador de presupuestos.

Las resoluciones casi siempre se declararon  infundas o desecharon las demandas ciudadanas, negando el derecho a tener la información que solicitaron por las vías correspondientes.

Según los datos del Presupuesto de Egresos del 2019 autorizado por el Congreso del Estado, cada uno de la tercia recibió un sueldito de 130 mil varos mensuales aparte de prestaciones, más que los ingresos de los diputados locales.

Llegan nuevos elementos: Dulce Adriana Rocha Sobrevilla, Rosalba Ivette Robinson Terán y Humberto Rangel Vallejo. En ellos está levantar la credibilidad del ITAIT, hacer que los ciudadanos se sientan apoyados en sus demandas.

La primera viene del Partido Acción Nacional, donde fue secretaria general del CDE; la segunda tiene filiación priísta y Rangel perteneció al Verde Ecologista. Los tres tienen el visto bueno de Palacio. De ellos se espera que cumplan con las expectativas, que se pongan a trabajar. Incluso lo pueden hacer de oficio, sin que medie alguna denuncia.

Implica acabar con la fama de “elefante blanco” que ahora tiene el armatoste ubicado en la casona del 8 y Abasolo (regalo de los hermanos Medina al Gobierno del Estado).

Rocha es licenciada en Ciencias de la Comunicación;  Robinson tiene título en Mercadotecnia Internacional por la UDEM y Rangel es Administrador de Empresas de la UAT.

Aparte, el IETAM tiene preparada para este jueves sesión extraordinaria en que el nuevo presidente rinda su protesta de Ley e inicie actividades inmediatamente.

De acuerdo con el nombramiento del Instituto Nacional Electoral, ese no es otro que Juan José Ramos Charre, de Tampico, el más idóneo de quienes solicitaron ser tomados en cuenta. Tiene una amplia carrera en el sistema electoral federal.

La nominación es por siete años, es decir, hasta el 2027. Con ello se espera que, por fin, el mando del árbitro estatal sea duradero, que no se den renuncias consecutivas, voluntarias o inducidas porque le genera desconfianza entre los votantes. Los cambios constantes no son buenos.

Estamos a unos meses de que arranque el proceso 2020-2021. La sesión de instalación deberá darse ahí por la primera quincena de septiembre; para diciembre los partidos tendrán que definir si van en alianza o solos en busca de las alcaldías y escaños en el Congreso (local).

Desde ahora se da como un hecho que el PAN jugará solo aunque con el apoyo de facto de Fuerza Social por México, la nueva versión del Panal, que viene siendo la estructura del SNTE. Es de nueva creación con registro a partir de julio.

En la misma línea podrían ir (nivel estado) el PRD y Movimiento Ciudadano, de los “chiquillos viejos”, junto con el PRI ahora de 61 mil militantes.

A Morena se podrían unir otros dos nuevos, Redes Sociales Progresistas y Encuentro Solidario. El primero propiedad de Elba Esther Gordillo, y el segundo es el PES refundado luego de perder su registro en 2018.

Las siglas del Partido del Trabajo van con Morena, de lo cual ya habrá tiempo de comentar. Falta tiempo.

Si hablamos de “madrugadores”, el diputado morenista Rigoberto Ramos Ordóñez pisa “fuerte” rumbo a la candidatura a la presidencia de Reynosa. Realiza giras por las colonias con despensa (con gorgojo) en mano, llevando funciones de cine, realizando loterías y bingos, haciendo gestión, saludando ¿no es delito electoral?. Habrá que preguntarle al nuevo jefe del IETAM.

Utiliza como slogan “Tu voz, la voz de Reynosa” y “Por la Reynosa que todos queremos”. Hasta hoy nadie ha pedido pararlo por andar en precampaña. Ya veremos si alguien “pilla”.