Ciudad Victoria y el graznido de los buitres

0
1292

Antonio Arratia Tirado

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La respuesta por fin
llegó.

Por si había dudas, ya se sabe a ciencia cierta cuál
es la red de protección que tolera, fomenta, comparte o reparte el detritus que
no alcanza a deglutir la familia parasitaria que despacha en la alcaldía de
Victoria.

La cosa se veía muy ojona pa’ paloma, porque nadie
con tres dedos de frente podía concebir que un pobre hombre dominado por los
vicios, al frente de una familia y un grupo de parásitos, fuese capaz de
destruir en tan poco tiempo a la ciudad donde están asentados los Poderes de
Tamaulipas.

Pero ya se empieza a vislumbrar el trasfondo del
asunto.

El jefe de los parásitos solo ha sido el payaso, el
muñeco guiñol colocado en la palestra para hacer reír o llorar, con el permiso
de agarrar lo que pudiera y, con su grupo de corifeos y familia, se dedicara a
envilecer a una ciudad que aún no atina a saber qué pecado cometió.

La capital de Tamaulipas está exhibida, con los
putrefactos intestinos al aire, y ya aparece el graznido de los buitres, que
aletean hambrientos en pos de los despojos regados por por doquier el alcalde
Xicoténcatl González Uresti y su banda.

Desde el cielo de una ciudad en ruinas bajó
planeando el dirigente del PAN de Tamaulipas, Luis René Cantú Galván, quien con
el alias de “El Cachorro” ha dado una cátedra inescrupulosa de cómo se defiende
y protege a las aves de rapiña, esos pájaros de cuenta de conducta zigzagueante
que no sueltan a su presa hasta que le vacían las cuencas de los ojos.

Y eso es Victoria, una ciudad fantasma que no atina a
ver cuál será su final ni quién será el verdugo que llegue a asestar el golpe
mortal para sacarla de su agonía.

Pero aterrizó “El Cachorro” del PAN en compañía de
su acólito diputado Arturo Soto Alemán, personajes que no han ganado mucho a golpe
de votos pero han ganado de sobra moviéndose en la delgada línea que separa a
los buenos de los malos.

Con la soberbia que provee una camioneta blindada y
un grupo de guardaespaldas, Cantú Galván no ofrece un discurso conciliatorio ni
siquiera falsamente esperanzador a los victorenses, sino un mensaje que se
traduce en complicidad abierta con el alcalde Xicoténcatl González Uresti y sus
huestes depredadoras.

El inescrupuloso diputado, el autollamado “muchacho
de la colonia Azteca” resultó peor: él anda por todo Victoria y no ha escuchado
a nadie que se queje del alcalde Xicoténcatl González Uresti.

Ergo: si el señor diputado no escucha que nadie se
queje de Xico, entonces la mayor parte del pueblo victorense miente.

Penosa y lastimosamente para “El Cachorro” y para el
diputado que también se autollama el “orgullo de la colonia Azteca”, una mujer,
la legisladora a la que se le atribuían pocas luces políticas e intelectuales, se
ha puesto por encima de ambos y no ha aceptado meter las manos al fuego por
Xicoténcatl González Uresti.

Frente a ambos, María del Pilar Gómez Leal tuvo la
decencia de dar un lugar preponderante a la opinión de los victorenses, sin
sumarse al coro de falsarios que protegen a Xicoténcatl González Uresti, con un
solo y falaz argumento: “los anteriores alcaldes dejaron una ciudad destrozada”.

Ahora resulta que los alcaldes carroñeros como Xico
vivían en Marte y suponían que venían a gobernar una ciudad de Primer Mundo.

¿Qué sigue ahora?

Si el dirigente del PAN y Arturo Soto dicen que Xico
es una dama de la caridad y los victorenses una bola de mentirosos, la
respuesta es pronta y expedita: viene el golpe demoledor de la guadaña que
acabará con los estertores de una capital que ya pide esquina. Y ya dirán ellos
quién se ocupa de pasear el cadáver de una ciudad que murió prácticamente sin
defenderse, víctima del odio de unos cuantos zopilotes depredadores.

Salvo que el gobernador Francisco García Cabeza de
Vaca se harte de seguir tolerando payasos que se creen políticos, alcaldes o
diputados y de una vez por todas los manda a freír espárragos al rancho de
Andrés Manuel López Obrador.

Del Congreso del Estado ni hablar, y menos de los
dirigentes del PRI, PRD, PT, MC, Morena y demás bola de partidos, como Xico,
parasitarios hasta el tuétano…

Correo electrónico: anton5004@hotmail.com y anton5004@gmail.com