Inicia diócesis de Victoria semana de oración por la unidad de los cristianos

0
219

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- A partir de este lunes y hasta el viernes 24 de enero los sacerdotes que pertenecen a la Diócesis de Victoria participarán en un retiro espiritual, por lo que no habrá misas en sus respectivas parroquias.

El obispo Antonio González Sánchez explicó que se trata de ejercicios del presbiterio que mucho ayudan a fortalecer el alma de los curas para seguir cumpliendo con la palabra de Dios.

Refirió que solo en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús y en las parroquias de San Agustín y San Juanita habrá servicios religiosos en estos días.

 “Dice San Ignacio de Loyola que así como físicamente el ser humano necesita ejercitar los músculos para que estén en buen estado también necesitamos ejercitar el alma para que esté en mejores condiciones de hacer la voluntad de Dios”, indicó el obispo.

En ese mismo contexto informó que la  Iglesia católica del centro del estado inició la Semana de Oración por la  Unidad de los Cristianos.

Dijo que se trata de una oportunidad para orar por todos los cristianos en general,  por los que permanecen en otras religiones.

Reconoció que aunque es una tradición orar por la unidad de las iglesias cristianas, le ha faltado difusión a esta actividad propia de la comunidad católica.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos constituye una ocasión privilegiada para el encuentro, el diálogo, la reflexión, la paz y es una oportunidad privilegiada para reconocer las riquezas y los valores que están presentes en el otro, que es diferente, y para pedir a Dios el don de la unidad, refirió González.

“Cada año del 18 al 25 de enero se lleva  a cabo esta semana, pero por diferentes circunstancias no le damos promoción y termina con la conversión de San Pablo”.

La Iglesia católica hace su trabajo de evangelización al igual que lo hacen las otras denominaciones religiosas que también creen y veneran a Cristo; cada una hace lo que le corresponde y no hay problemas ni conflictos entre los cristianos de  Victoria, aseguró el obispo.

 “No veo división, al final de cuentas cada quien hacemos lo que podemos, me refiero a que no tenemos problemas, no nos hacemos daño unos a otros y cada quien anda en lo suyo”.