Alumbrado y basura, privatización que llega

0
282

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria Tamaulipas.- El ayuntamiento de Victoria dio este martes pasos decisivos para privatizar la recolección de basura y el servicio de alumbrado público.
En el primer caso, el proyecto es entregar el relleno sanitario a los inversionistas y complementar con la recolección y transporte de residuos hasta su destino final, a lo que cabe preguntar ¿qué opina la ciudadanía?.
Con información un tanto oculta, el cabildo autorizó recibir del Fideicomiso Nuevo Santander (ente que produce escalofríos), las 45 hectáreas que integran el tiradero (más adelante agregaremos sobre eso de los “escalofríos”) de la carretera a Soto la Marina y Libramiento Naciones Unidas, en lo que se llama Libramiento Guadalupe Victoria.
Es un relleno que fue instalado en el 2001 dentro de un predio 430 hectáreas compradas por el Gobierno de Américo Villarreal Guerra, para crear el parque industrial Nuevo Santander que no funcionó
Ya con escrituras en mano, el municipio capitalino estará en condición de hacer compromisos con la iniciativa privada hasta por 25 años, según el protocolo y lineamientos de SEDUMA estatal.
El pronóstico es que volverán los problemas de siempre. Como el negocio son los productos reciclables, serán eliminados los “pepenadores” que ahí hacen su vida laboral para mantener a sus familias.
Otra vez las marchas y protestas para que se les permita recolectar y retirar a la iniciativa privada, como ya lo vemos en la zona sur, Altamira.
A corto plazo el objetivo es cobrar a la ciudanía por un servicio que es la causa y existir de las presidencias municipales de todo México, pero que no han podido con el paquete por la corrupción, exceso de personal y desvío de recursos.
Junto a los desechos generados en Victoria capital, la idea es unir los provenientes de Soto la Marina, Hidalgo, Llera, Güémez, Padilla, Abasolo, San Carlos, Jiménez, Villagrán, Casas, Mainero y San Nicolás. Trece municipios.
El proyecto de Don Gilberto Estrella, el secretario del ramo, es crear seis tiraderos regionales. El argumento es que lo piden los municipios.
Concesionar es el último “alarido de la moda” entre los presidentes municipales tamaulipecos. Así se desligan de los dolores de cabeza que generan la recolección y destino final de basura, el alumbrado y hasta el agua potable.
Hay varias compañías que le “entran” al negocio.
Los pepenadores de Altamira denuncian que las concesiones se otorgarán a empresas trasnacionales, que operan ya en otras entidades del occidente del país.
Y tienen razón, la más conocida es Scraps Trading and Recycling con sede en Jalisco.
En los próximos meses el tema dará mucho de qué hablar en la ciudad capital, como también el DAP (Derecho por Alumbrado Público) que comienza -otra vez- a dar sus primeros pasos en ciudad Victoria.
La idea de las autoridades capitalinas es entregar en paquete el servicio, dotación de lámpara y mantenimiento, al regiomontano Javier Garza Lagüera, propietario de la empresa Proyectos y Obras Jaza, que ya controla gran parte del país.
El secretario del ayuntamiento de Victoria, José Luis Liceaga de León, dio lectura a la carta propuesta del millonario regio, en que manifiesta que al erario no el saldrá más caro de lo que ahora destina al servicio ¿despedir a los empleados municipales?.
Para entenderlo mejor, es un proyecto idéntico al del alcalde matamorense Jesús “Chuchín” de la Garza Díaz del Guante, para renovar el sistema de alumbrado, que le fue rechazado por el Congreso del Estado por costoso.
Don Javier Garza promete las perlas de la virgen, según la carta.
Por cómodos pagos mensuales su empresa se encargará de reponer todas las lámparas de sodio y mercurio por LED, cableado nuevo y mantenimiento permanente. Lo único que no dice el documento, según Liceaga, es de cuanto serán los “abonitos”.
La decisión de la autoridad municipal parece estar tomada, de lo contrario no se habría dado lectura a la propuesta de Garza Lagüera.
Viene una asociación público-privada que comenzará con el desembolso por parte de Tesorería, y luego el cobro directo a los usuarios ya por el predial o directamente cada mes.
El dinero parará en un fideicomiso en que el inversionista -o préstamos de bancos- se cobrará primero y luego verá cuántas luminarias están fundidas para reponerlas.
El proyecto fue enviado a comisiones de regidores. En varios día se emitirá el dictamen en positivo ¿de qué otra manera?.
Como decíamos líneas arriba, habrá tiempo de hablar de los dos asuntos. Están las opiniones de los sectores activos de la ciudad.
En otros asuntos, este miércoles tiene sesión el Tribunal Electoral de Tamaulipas. Resolverán en pleno sobre un solo caso, el de la diputada Imelda Sanmiguel Sánchez, de Nuevo Laredo, quien se niega a pagar una “multilla” de 42 mil 245 varos que le impuso el IETAM, por desacato a medidas cautelares que le ordenó la autoridad electoral desde abril del 2019, cuando era precandidata.
La hoy aspirante a la alcaldía de aquella esquina, se negó a retirar propaganda que tenía instalada en las calles Degollado, esquina con Veracruz No. 1927, negocio de viveros, y en Degollado 3211, una casa habitación con taller de vehículos.
Si mejor hubiera pagado la multa, evitaría el pago de abogados.