Como en el caso Mariano dictan medidas contra ‘robachicos’ en escuelas de Tamaulipas

0
281

Por José Gregorio Aguilar
Cd. Victoria, Tamaulipas.- A partir de la fecha, los directivos de las escuelas del nivel básico del estado reforzarán las medidas de seguridad para evitar que los alumnos sean entregados a desconocidos o a personas ajenas a la familia, anunció el titular de la Secretaría de Educación del Tamaulipas (SET), Mario Gómez Monroy.
La alerta se activó tras el secuestro y asesinato de la pequeña Fátima en Xochimilco, un caso que ha conmocionado a todo el país y después de que los medios de comunicación cuestionaron a Gómez Monroy sobre cuáles son los protocolos que deben cumplir las escuelas de Tamaulipas para evitar que se repliquen esos lamentables hechos.
“Se están reforzando los protocolos de seguridad, estamos hablando con los directores y en este momento la subsecretaría se encuentra enfocada en ese tema, desde la forma en que pasan los padres a recoger a sus hijos así como las identificaciones para la entrega de los niños”.
Sin embargo, el funcionario recordó que en las escuelas de Tamaulipas los directivos tienen la obligación de esperar a que los padres de familia o tutores de los alumnos -plenamente identificados y registrados ante el plantel- acudan a recoger a sus hijos.
Sin embargo, Gómez Monroy admitió que muchos alumnos se van solos a la escuela porque ningún familiar puede acudir a recogerlos.
CIUDAD VICTORIA Y SU PROPIA VÍCTIMA
En un hecho similar, el 19 de noviembre del 2019 el alumno Mariano «N» fue sustraído de la escuela Emma Vázquez García, ubicada en la colonia El Mirador de esta capital, donde cursaba el primer año, y luego apareció asesinado.
De acuerdo con los hechos, el ex chofer del padre del niño pasó a recogerlo a la escuela y no tuvo ningún problema para llevárselo, pues al ser reconocido por personal de la institución como una persona de confianza para la familia -porque en anteriores ocasiones lo habría llevado y recogido- le fue entregado.
El menor nunca llegó a casa, y luego de una semana de intensa búsqueda el pequeño Mariano, de apenas seis años, fue localizado sin vida en una colonia de esta capital, por cuyo crimen fueron detenidos Néstor Adrián “N” y Eduardo “N”, el primero de los cuales era el chofer del padre del menor.

Compartir
Artículo anteriorSe pegan duro
Artículo siguienteUn criminal en el 17