Gobierno recupera terrenos del ‘agandalle’

0
344

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En un evento de mucha “pipa y guante” -o fifí en los tiempos de López Obrador-, en diciembre de 1962 el Gobernador Norberto Treviño Zapata colocó la primera piedra de lo que sería el edificio social de la Unión Médica Victorense A. C.

El Gobierno, representado por Norberto, le donó a la agrupación un predio de 12 mil 85 metros cuadrados en el Centro Médico, Educativo y Cultural “Adolfo López Mateos”, instalaciones que mejor conocemos como La Loma, donde ya se construía la Universidad de Tamaulipas (todavía no autónoma).

Tal donativo fue avalado por el Congreso del Estado según el decreto 255 de la 44 Legislatura, de fecha 19 de diciembre de ese año.

Al norte colindaba con terrenos que también habían sido donados por Treviño al Sindicato de Trabajadores de Salubridad y Asistencia; al sur y suroriente con propiedades de la hoy UAT y al poniente con Gerges Rodríguez.

La pregunta no es dónde están los predios –que lógico ahí siguen-, sino ¿dónde las construcciones de la Unidad Médica y el Sindicato de Salubridad y Asistencia?. Para eso les fueron entregados.

El 22 de febrero de 1986 mediante decreto número 294, el Congreso del Estado autorizó al Gobierno donar miles de metros cuadrados a una organización que dijo denominarse Centro Cultural y Recreativo Franalba, que se ubicaría en la colonia Vicente Guerrero, en ciudad Victoria.

Pregunta similar ¿dónde el parque recreativo?, ¿es una persona moral?, ¿acaso sigue funcionando?. No lo sabemos.

Se nos hace que el Gobierno debe ponerse más “duro” e investigar a dónde fueron a parar bienes del erario que valen millones ¿alguien los agandalló?. Solo es una sospecha.

Viene lo anterior porque precisamente la administración estatal, acaba de hacer las últimas publicaciones para recuperar 20 predios por cientos de hectáreas en territorio del municipio de Altamira, que se entiende deberían estar a disposición de la Asociación Portuaria Integral (local), pero se hallaban en manos de particulares.

No solo se recuperan sino que dan lugar a la formación del llamado Plan Maestro de Desarrollo Portuario de Tamaulipas (o Fideicomiso Maestro de Proyectos) que el gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca pone en marcha para dar vida a los puertos de Altamira, Tampico y Matamoros.

Entendiéndolo en términos sencillos, los inmuebles servirán de garantía al Gobierno del Estado para conseguir financiamiento bancario para tales proyectos.

Digamos que es una asociación público privada (APP) en que el Gobierno pone en garantía el 4.5 por ciento del Fondo General de Participaciones Federales y el 6.7 de las participaciones “sin asignar”.

Aparte, la lana servirá para financiar la construcción de la carretera de cuota El Limón-Tula.

Entre otros terrenos, se recuperan mil 10 hectáreas correspondientes a los predios Santa Cruz y El Oyal, de la ex hacienda el Barcodon ¿en manos de quién estaban?. También 644 hectáreas ubicadas en el bulevar de Los Ríos, de Altamira.

En ciudad Victoria, Gobierno regresó a dominio casi seis hectáreas a espaldas del penal, en Infonavit Luis Quintero; cien hectáreas atrás del ejido San Juan y El Ranchito, y otras 10 en la carretera a Soto la Marina, kilómetro 5.4 ¿quién se había quedado con ellas?. Hay que decirlo.

Interesante el tema porque son valores que, en algunos casos, el Estado donó a particulares para fines específicos y no se utilizaron. En otros fue por el método del “agarrón”

En la edición vespertina del Periódico Oficial del Estado de fecha 18 de marzo del presente, el secretario de Administración, Jesús Alberto Salazar Bazaldúa, publica el acuerdo de los primeros 20 predios que van en garantía para los préstamos bancarios.

Hay que decir que los 20 polígonos son diferentes a las mil 600 hectáreas que en el 2002 malbarató (con el aval del Congreso del Estado) la administración de Tomás Yarrington Ruvalcaba, ubicados en la misma zona lagunaria altamirense.

No son los únicos. Si la administración le busca, saldrán cientos de inmuebles que, posiblemente en omisiones, fueron a dar a manos de particulares. Ni significa que todos, pero se debe aclarar con pertinencia. La opinión pública necesita saberlo.

En otro ejemplo, el 21 de enero de 1981 el Periódico Oficial publicó la donación de tres hectáreas del Gobierno del Estado a la Unión Ganadera Regional de  Tamaulipas para construir “un expendio de carne al público”, ¿en donde está?. No lo vemos.

Es el caso de un predio entregado por el ayuntamiento victorense, presidido entonces por Pascual Ruiz García, a una presunta asociación civil Club de Leones de Ciudad Victoria que no existía.

Los aproximadamente dos mil 400 metros cuadrados fueron vendidos de inmediato a un particular que construyó un fraccionamiento de nueve casas a un lado del arroyo Charcos de Abajo, al norte de la ciudad.

Aparte, se siguen reduciendo las actividades oficiales en prevención del coronavirus. La Fiscalía General del Estado redujo personal activo y eventos, que no incluyen las convocatorias para reclutar a agentes del Ministerio Publico, Peritos y Policías de Investigación. A los aspirantes se les ofrece una beca previa de 48 mil pesillos. Se reciben solicitudes a partir de este miércoles.