Advierten que cuarentena podría disparar la violencia intrafamiliar en Tamaulipas

0
359

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Si no se propicia una
sana convivencia entre los miembros de una familia o si existiera consumo de
alcohol en forma descontrolada, los casos de violencia intrafamiliar podrían
repuntar durante el período de cuarentena implantada a causa de la emergencia
sanitaria por el coronavirus, advirtió el presidente del Observatorio Ciudadano
en Tamaulipas, Juan Antonio Centeno Quevedo.

        De hecho,
desde hace varios meses el delito de violencia doméstica en la entidad registra
una tendencia a la alza: en noviembre del 2019 se contabilizaron 339 casos,
contra 427 de diciembre. El total de casos en el 2017 fue de 965, en el 2018
subió a mil 26 y para el cierre del 2019 se elevó a mil 103 casos.

Sin embargo, esa estadística puede crecer debido al
encierro domiciliario y la convivencia obligada por la cuarentena del Covid-19,
en caso de que al interior del hogar no se hagan esfuerzos por mantener
relaciones interpersonales sanas y se procuren actividades físicas o de
cualquier índole, pero que de alguna forma promuevan la convivencia amigable,
la comunicación y  los valores familiares.

Centeno Quevedo aclaró que no necesariamente el
encierro implica que se genere o desate  violencia,  pero sí es
un factor que, en determinado momento y circunstancias,  puede ser
detonante de agresiones de cualquier tipo al interior del hogar.

“Sí es importante desarrollar alguna actividad que
permita a las familias liberar esa carga de estrés que sí se puede ir
acumulando y puede ser un factor de  violencia. No necesariamente pueden
ser factores relacionados, es decir no significa que el encierro corresponde a
la violencia por sí mismo,  sin embargo
si es quizá un facilitador o factor que influye en elevar el estrés en la
convivencia de las personas”.

Por ello, el presidente del Observatorio Ciudadano
insistió en la importancia de canalizar adecuadamente el estrés que produce el
encierro en casa. En otros países se ha demostrado que la sana convivencia y la
organización de actividades en el hogar  está generando un efecto positivo
entre los miembros de la familia.