Momentos de decisión

0
353

Jorge Bladimir Joch González

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los gobiernos del mundo “pasan hoy al pizarrón” para ser examinados por los ciudadanos, esperando grandes decisiones para los grandes problemas que hoy presenta la pandemia de coronavirus y sus efectos en la economía.

   Aquí es donde precisamente se conocen los estadistas que piensan en el país y no en la próxima elección, y por eso toman las medidas idóneas para engrandecer la nación y a sus ciudadanos.

   Porfirio Muñoz Ledo hoy diputado federal, ha hecho historia desde la época del Presidente Luis Echeverría Álvarez, y participando en los gobiernos de Echeverría, López Portillo, Miguel de la Madrid, Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, Enrique Peña Nieto y hoy con Andrés Manuel López Obrador, y siempre ha dicho sin tapujos lo que es mejor para la solución de los problemas de cada época.

  Por eso hoy plantea que la mayor urgencia es la declaración de un estado de emergencia mandatado en la Constitución en casos de perturbación grave que ponga a la sociedad en peligro o conflicto, junto con el máximo apoyo posible para la reconversión del sistema de salud.

   Pero aunada a una audaz política de crédito para desatar el crecimiento, alentar las inversiones y elevar el gasto publico redistributivo y claramente encauzado a la creación del Estado del Bienestar.

   También plantea Porfirio la expansión del consumo a través de la elevación permanente de los salarios, y la conversión de transferencias monetarias a sectores específicos en una renta básica universal, implementando políticas racionales en materia energética, agua y alimentación como asuntos de seguridad nacional.

   Recomienda también revisar el equilibrio en el reparto de participaciones y aportaciones federales destinadas a los Estados y Municipios, convocando a una nueva Convención Nacional Fiscal que reemplace la Ley de Coordinación Fiscal de 1978 que mantiene hasta ahora la ultrajante desproporción entre los recursos que recaudan los órdenes de gobierno, y en donde la Federación se lleva el 80%, Estados el 15%, y  Municipios el 5%.

   Otra de las propuestas de Porfirio es reformar el régimen hacendario transfiriendo el cobro del IVA a los Estados, y que una proporción justa de los ingresos por el ISR se comparta con estados y municipios cuando su origen sea en la utilización de recursos nutuales como la minería, petróleo, electricidad, gas y ecoturismo.

   La claridad de las propuestas esta a la vista, y no se requiere una varita mágica para encauzar la solución de los grandes problemas nacionales, solo aprovechar los planteamientos de un mexicano ejemplar.

bladijoch@hotmail.com