Capacitan a sacerdotes para suministrar sacramentos a enfermos de Covid-19

0
270

Por José Gregorio Aguilar
Cd. Victoria, Tamaulipas.- La etapa más crítica de contagios en algunas entidades por coronavirus y la necesidad del acompañamiento espiritual de la gente ha originado que en algunas diócesis los sacerdotes empiecen a atender a quienes viven este drama en los hospitales, y que hasta esta última semana de mayo ha cobrado la vida de casi 10 mil personas.
El director del Centro Católico Multimedial (CCM), Omar Sotelo Aguilar informó que las diócesis de Guadalajara y la Arquidiócesis de Monterrey empezaron con este servicio en los hospitales de sus localidades, en donde además del acompañamiento a los enfermos se suministran los sacramentos, sobre todo en las áreas Covid donde están hospitalizados pacientes críticos.
“Hay conocimiento de que las diócesis de Guadalajara y de Monterrey han empezado ya con este tipo de pastorales en los hospitales, y precisamente con sacerdotes que están yendo a suministrar los sacramentos a los enfermos de Covid”.
Para ello, los sacerdotes que manifiesten en forma voluntaria su deseo de proporcionar esa atención que tanto se necesita en los hospitales, deben recibir una debida capacitación y cumplir con medidas preventivas, porque no solo ponen en riesgo la salud propia sino la de los demás.
Es necesario decir que los religiosos que con buena voluntad y toda la disposición se arrojen a la atención de los enfermos tienen que reunir ciertas condiciones, como el hecho de que sean jóvenes y que no padezcan enfermedades crónicas degenerativas, principalmente.
“Ciertamente, el obispo en su región, en su diócesis, va a nombrar a un determinado grupo de sacerdotes con ciertas características, como que sean jóvenes, sin ninguna enfermedad crónica, saludables, que estén dispuestos y que manifiesten voluntariamente ir a esos lugares, pero como te digo, tienen que ser sacerdotes con ciertas características y que además reciban cierta capacitación para el uso del equipo, puesto que no pueden entrar sin equipo a las zonas del Covid, también para resguardar su integridad, la de las familias y de la gente a la que ellos deberán seguir atendiendo después”.