La lealtad se gana o se compra

0
439

Jorge Bladimir Joch González
Cd. Victoria, Tamaulipas.- “La lealtad se gana o se compra” era la frase que antaño se manejaba en los partidos políticos, cuando estaba en puerta una elección y había que elegir candidatos a los cargos de elección popular en disputa.
Y era en referencia a que los militantes de un membrete político lo pensaban mucho para dar el paso de aceptar ser cobijados por otro, que desde luego tenía sus intereses pues se trataba de algún elemento que les generaría votos.
Sin embargo hoy parece que no es tan difícil “cambiar de camiseta”, sobre todo cuando los militantes consideran que son la mejor opción y su partido no lo reconoce, y tras la decepción aparecen en la “arena política” defendiendo otros colores y a veces ideologías distintas.
Eso pasa en todos los partidos políticos que funcionan en México, y el que hoy es azul mañana puede ser guinda, amarillo o tricolor según las ofertas que se tengan, y el tamaño de la lealtad hacia su partido.
Los casos se dan sin importar que se trate del partido gobernante y la referencia puede ser el PRI, de donde salieron Porfirio Muñoz Ledo o Ricardo Monreal, el primero que buscaba con Cuauhtémoc Cárdenas formar otro partido, y el segundo que quería ser gobernador de Zacatecas y el PRI no lo escogió, por lo que jugó y gano por el PRD.
Los dos son hoy elementos importantes en el gobierno de la 4T, pero en MORENA que es un movimiento y no partido porque carece de estructura en el país, hay muchos que en el proceso electoral que inicia en 90 días y culmina en el 2021 escucharan “el canto de las sirenas” de otros partidos políticos y estrenaran “camiseta”.
Y es que no ha habido nadie capaz de parar los enfrentamientos entre los grupos del membrete gobernante, y prueba de ello son los tropiezos que se han tenido para elegir a la dirigencia de MORENA donde los pleitos están a la orden del día, pues habiendo recursos abundantes todos esperan la tajada del “pastel”.
bladijoch@hotmail.com