Tiempo perdido ¿quién está fallando?

0
273

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victorias, Tamaulipas.- Mal y de malas. Resulta que debemos acostumbrarnos a convivir con el virus por años, que el número de muertos jamás lo sabremos, ni en México ni en Tamaulipas.

La milagrosa vacuna está muy lejos de llegar y quién sabe si nuestro gobierno tendrá dinero para comprarla.

Los voceros nos dicen que, en unos años, la mayor parte de la población habremos pasado por el contagio y… muchos muertos.

Amanecimos este martes con la novedad de un nuevo decreto que paraliza las grandes ciudades, que nos hace volver al comienzo de la cuarentena. En estado de sitio Altamira, Ciudad Madero, Matamoros, Nuevo Laredo, Reynosa, Río Bravo, Tampico y Victoria.

A tres meses y medio del primer confinamiento nos preguntamos ¿qué está fallando? Sin duda el sistema de salud que se ha visto desbordado. No estaba preparado ni para atender simples gripas.

El primer gran problema es la falta de pruebas de contagio. No sabemos quién es portador del virus y no presenta síntomas.

Hay una serie de trabas para autorizarlas y, en caso de ser positivo “solo te llaman para decirte que estás contagiado, no te dan nada”, como dice la diputada tricolor Yahleel Abdala Carmona.

Un segundo factor de este “rebrote” es la población en general, grandes y chicos, que no han sabido acatar el confinamiento hogareño, pero ¿realmente somos culpables todos y cada uno?. La masa es amorfa, no razona, necesita orientación, seducción y ¿en dónde las campañas de propaganda y marketing?.

Más de cien días después volvemos a lo mismo. Regresamos a la fase que comenzó el 17 de marzo cuando quedaron suspendidas actividades no esenciales. Tiempo perdido.

Otra vez queda prohibida la apertura de  puestos fijos y semifijos, tianguis, pulgas, mercados rodantes -o como se llamen-, tiendas de autoservicio los sábados y domingos. Estrangulamiento total ¿lo va a resistir el respetable?.

La percepción es que ya no hay voluntad de colaborar. Sabemos que faltó mano dura pero también una estrategia agresiva de medios masivos. No hay un plan de sensibilización que acompañe al “garrote”. Ambos métodos debieron generar resultados.

Hasta hoy se autoriza a la Comisión de Riesgos Sanitarios firmar a convenios con las direcciones de Tránsito para que apliquen multas -ahora sí- por violentar el doble  hoy no circula. Sábado y domingo no habrá  transporte.

La última encuesta de Mitofsky, publicada también este último de junio, menciona que el 80 por ciento de los mexicanos teme contagiarse, y llega a 66 por ciento aquellos que tienen miedo morir.

El 51 opina que  el gobierno no está manejando bien el problema y el 51.4 no le tiene confianza a las cifras que proporciona el Subsecretario López Gattel.

Realizada a nivel nacional, el 68 por ciento de encuestados sabe de un amigo, vecino o conocido infectado. Tiene conocimiento que la muerte ronda.

El 70.3 quiere hacerse una prueba -si tuviera oportunidad- y el 50 afirma que tiene un conocido que falleció.

En lo local, un sondeo realizado por ORT Noticias arroja que un 96 por ciento  no cree que la autoridad esté cumpliendo con la entrega de apoyos necesarios para subsistir en esta pandemia. El 62 no está de acuerdo en que los fines de semana quede suspendido el servicio de transporte.

Los segmentos más vulnerables, los marginados que tienen poco que perder, tienden a rebelarse. No están dispuestos a acatar la nueva disposición, en tanto que la autoridad sanitaria parece ahora sí dispuesta a imponer el estado de sitio o “toque de queda” en las principales ciudades, ahí donde está el concentrado del problema.

Sin embargo no vemos a los funcionarios del sector en los medios masivos generando entrevistas, explicando en vivo, convenciendo, los jingles, banners, promocionales o como se llamen. No hay panorámicos, ni muros, vallas, parabuses, pasacalles o bardas.

A pesar de que se trata de la emergencia más grave de salud en los últimos cien años, hace más ruido un candidato “arreglado” a diputado que nuestros promotores de la salud.

Es aquí donde faltan los volantes, pegotes, trípticos y hasta las “brigadas de impacto” que tanto éxito le dan a los partidos en sus promociones ¿qué falta?, ¿quién debe empujar?.

Una buena estrategia combinaría propaganda con marketing. En la guerra todo se vale y esta es una guerra contra un problema que no es menor.

Cambiando de tema, el que ya tiene  una semana en libertad es Juan García Guerrero, ex gerente de la Comapa de Reynosa. No está bajo fianza sino por un amparo federal resultado de que las acusaciones en su contra son muy endebles. Alguien está empeñado en perjudicarlo porque ya se habla que tiene otras cinco averiguaciones haciendo “cola”.

La acusación de los fiscales anticorrupción es por uso indebido de atribuciones y presunto desvío de 22 millones de pesos de contratos de la Comisión, durante los escasos meses que fue titular a finales del 2016.

Fue detenido el 22 de marzo en Monterrey. De entonces a su libertad lo trajeron de “turista” por varios penales.

Los diputados locales entraron en receso pero, este miércoles, en Tula, el Congreso organiza un foro sobre derechos de los residentes de Santa Ana de Nahola, la única comunidad indígena que queda en Tamaulipas. Tienen título de propiedad de 1750 firmado por el Virrey de la Nueva España, que los terratenientes les han quitado a lo largo de 270 años.

El evento es a la una de la tarde en el Salón Rancho Viejo, bajo la organización de Miguel Ángel Posada Molina.