En México también buscan a Pequeño y a Cárdenas Palomino, cómplices de García Luna

0
380

Por Agencias

Ciudad de México.- El ex titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Luis Cárdenas Palomino, y quien fuera jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal (PF), Ramón Eduardo Pequeño García, también enfrentan acusaciones e investigaciones en nuestro país.

Ambos ex funcionarios fueron señalados formalmente ante cortes estadunidenses por haber participado en la red de protección que el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, operó para favorecer al Cártel de Sinaloa, de Joaquín, el Chapo, Guzmán Loera.

Cárdenas Palomino es investigado en México por su posible colaboración en el desvío de más de 2 mil millones de pesos del presupuesto de la Secretaría de Gobernación (Segob), hacia empresas propiedad de García Luna, según señaló en diciembre pasado, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo.

Expedientes de la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal lo implican en el asesinato de un taxista, Jesús Palafox Aranda, ocurrido en agosto de 1987, crimen que habría cometido junto con otros de sus amigos durante una noche de juerga.

El ex mando policiaco, quien también se desempeñó como coordinador de la División de Seguridad Regional de la SSP, cargo al que renunció en diciembre de 2012, mediante una carta que publicó en su cuenta de Facebook.

Durante su trayectoria pública, el ex funcionario estuvo involucrado en el montaje efectuado en diciembre de 2005 para representar la captura de Florance Cassez, acción que finalmente fue definido como un “efecto corruptor” por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que llevó a ordenar la liberación de la ciudadana francesa.

Por su parte, Pequeño García estuvo ligado a García Luna desde que éste encabezó el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), organismo hoy desaparecido que se utilizó para el espionaje político.

Pequeño García tuvo que dejar la División Antidrogas en julio de 2015, luego de que tres de sus subordinados fueron implicados en una de las fugas de Joaquín, el Chapo, Guzmán, del penal federal de Almoloya de Juárez, Estado de México.

Los fiscales estadounidenses que integran el caso contra Genaro García Luna, reunieron indicios que señalan que Cárdenas Palomino y Pequeño García participaron en dar protección al Cártel de Sinaloa, encabezado por Guzmán Loera.