La disyuntiva de un microbusero: una infracción de Tránsito o una ‘madriza’ del pasaje

0
660

 Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Para la autoridad es muy fácil decirnos: no queremos que suban más del 50 por ciento del pasaje,  porque si lo haces te vamos a infraccionar. Pero si luego no subo a los pasajeros éstos me van a madrear. ¿Entonces, qué hacemos señor?,  se dolió Jesús Hernández Lara, concesionario y chofer de la ruta Tamatán-Satélite.

 “Nos mientan la madre y nos advierte n que si nos los llevamos nos van a chingar”, textualizó.

Sumamente molesto,  el Hernández Lara aprovechó la presencia de los medios de comunicación que cubrían el operativo de la Coepris -que se llevó a cabo entre ambulantes y puestos semifijos en el bulevar Praxedis Balboa- para manifestar su preocupación y desesperación por lo que considera una falta de empatía de parte de las autoridades, de las que no reciben  un verdadero apoyo pero sí muchas exigencias.

“Ellos nomas nos exigen”, dijo Hernández Lara, quien dijo que en lo personal él no ha recibido ni un solo apoyo de ningún tipo. Tampoco sabe nada del crédito de 25 mil pesos que el Gobierno del Estado facilitaría a los sectores más vulnerables por la pandemia del coronavirus.

 “De perdido que nos subsidien el gas al 50 por ciento y que nos den un apoyo económico, porque no nos han dado ni siquiera despensas”.

Antes de las medidas de restricción y confinamiento social que se implementaron por la contingencia sanitaria,  el concesionario tenía un ingreso diario de entre 500 y 700 pesos, y ahora solo obtiene 100 o cuando mucho 200 pesos.

Aparte es oportuno mencionar que las unidades, que consumen 200 pesos de gas,  en cualquier momento pueden fallar, sobre todo cuando circulan por las desastrosas calles de la capital del Estado.

 “Y si eso pasa, imagínense, pagar al mecánico, comprar refacciones o lo que se necesite”, concluyó Hernández Lara.