Piquete que va derecho…

0
370

Max Ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ya falta menos para conocer la capacidad destructiva de la bomba que dicen, servirá de salvaguarda a lo que resta de la honra de Emilio Lozoya Austin, que ha de ser muy escasa después de todo lo sucedido.

Ya sabéis de las sorpresas que esconde el morral del ex director de PEMEX, que presuntamente violentarán más de una virginidad política…si es que todavía queda alguna por ahí.

En el gobierno gachupín ya dijeron que “no hay tos”, que por allá no quieren más corruptos que el rey Juan Carlos, por lo tanto las autoridades mexicas pueden extraditar al ex funcionario, símbolo inequívoco de la inmoralidad que por tantos años practicó el neoliberalismo

Cierto, hasta ahora son solo promesas de mayúsculo escándalo, donde rodarán cabezas cual si se tratara del “tiro al blanco” en la feria, pero nada que suponga una verdadera cacería, aunque lo más importante no es que los persigan, sino que los encierren…pelaos estos.

Las especulaciones siguen enfocadas contra los jefes inmediatos que lo fueron de Lozoya: Luis Videgaray, Pedro Joaquín Coldwell y muy escondidito, asomándose por una rendija, aparece, Enrique Peña Nieto.

El primero ya “puso pies en polvorosa”, huyendo a los dominios de Trump, donde asegura que “le pelará los dientes” la 4T, por la sencilla razón de que el yerno presidencial, (Jared Kushner, casado con Ivanka), lo protegerá cual si se tratara del hermano que nunca tuvo.

No sabemos el tipo de relación entre ambos personajes, pero intuimos que se trata de negocios y ganancias recíprocas. Esta gente no tiene otro lenguaje.

El asunto es que Videgaray supone inmunidad en tierras gringas y a las pruebas se remite, ahora de que le resulte será otra cosa. Y lo duda el columnista, a pesar de la amorosa amistad que recién se profesaron Trump y AMLO…¡Cuánta ternura por vida de Dios!.

Y es que si este capítulo del combate a la corrupción viene como imaginamos, (sea como piquete derecho aunque se frunza el honor), creemos que el ex secretario de Hacienda no la librará ni comprando indulgencias en las tienditas de El Vaticano.

Y “más pior”, cuando don Luis está considerado como el poder atrás del trono en el anterior sexenio…sea que son demasiados los pecados como pa’ limpiarlos en una sola confesada.

Usted dirá que Videgaray es de los neo porfiristas que buscan pescarse de cualquier clavo ardiendo y está en lo cierto, cuando al parecer también es de los que abandonó EPN a su suerte, como sucedió con los Duarte, Javier y César, y muchos otros que ahora deben rascarse con su propias uñas, para ser lo menos maltratados posible por la 4T.

Es el caso de Lozoya que anda de ofrecido pa’ que la encerrona sea leve…aflojando el cuerpecito y cooperando.

Pero ya le digo que también Pedro Joaquín Coldwell anda que no lo calienta ni la canícula. Él que es tan modosito y de poses tan estudiadas, ahora tiene que enfrentar la ley con todas las humillaciones a que las circunstancias obligan.

Él fue secretario de Energía cuando urgía la reforma que facilitaría el saqueo de los recursos naturales. Nada de lo que entonces ocurrió le es extraño, por lo tanto es de los candidatos a sufrir las consecuencias.

Y ni “pa’onde se haga”. (Recordad lo del piquete que va derecho).

Don Pedro ha buscado información en la Fiscalía General para conocer el monto de culpabilidad, pero Gertz Manero nomás le responde que son secretos de investigación que por ahora no pueden ser públicos.

Al ex funcionario le ganan los nervios, porque es claro que está en el ajo y su pasado lo traiciona, como traiciona a todos cuyos expedientes desfilan por la mesa de trabajo del temible y terrible, Santiago Nieto.

¿Hasta dónde llegará la detonación de la bomba que trae Emilio Lozoya?, insisto.

¿Afectará la frivolidad y ocio amoroso de EPN?. Pues verá que el ex presidente está más preocupado por los rumores en torno de su relación con Tania Ruiz, que por el destino inmediato que podría afectar su libertad.

Pero ojo, no dudemos que entre este paquete de sorpresas que nos prepara el supremo gobierno, aparezca el resultado de la investigación ordenada por la Secretaría de le Función Pública, relativa a las cuentas personales de algunos de sus familiares en no menos de 50 bancos y otras instituciones financieras, nacionales y extranjeras.

Operativo que incluye a “la gaviota” Angélica Rivera.

Sea como fuere, estamos a escaso tiempo de que el régimen de la 4T se anote uno de los éxitos contra la inmoralidad política y administrativa, que podría hacer historia…digo, si es que resulta triunfal e histórica, si no, psss no.

Y por supuesto, contaría para efectos de escalafón y con valor supernumerario, ahora que AMLO “anda enrachao”.

¿A qué se atiene Peña Nieto?…si antes Santiago Nieto se abstenía de responder sobre las culpas del ex presidente, ahora asegura sin titubeos, que será llamado a cuentas, claro, si es que su nombre aparece en las notas sinfónicas que ha de emitir Lozoya, o en el resto que derivarán de los tantos más cuantos que sin duda, serán requeridos.

¿A poco EPN pretende ganar tiempo, esperando que su partido recobre el poder?…si es así, ya lo perdimos. Sea que enloqueció sin remedio.

A propo, ¿qué tal y que César Duarte, Emilio Lozoya, Luis Videgaray y el propio EPN son lo que conducen al PRI a su última morada?.

Son los que traen el martillo y los clavos para cerrar el ataúd tricolor, (¡ah, bruto, qué duro me vi!,).

En este sentido, la gente dice y dice bien: “¡Qué jijos puede aportar el tricolor a su presunta alianza con otros partidos?”.

“¡Pos puras vergüenzas!”, dirá aquel.

                                       SON COSAS DEL PAN

Mientras tanto, agotados los pretextos para atacar al régimen de la Transformación, el PAN pega por el lado de Salud, “exigiendo” las renuncias, tanto del secretario Jorge Alcocer Varela como del sub, Hugo López-Gatell, quesque por irresponsables y mentirosos.

En voz del dirigente Marko Cortés, (que en el apellido lleva la fama), los panistas  insisten ante la OMS con los mismos argumentos, como si de esta manera ayudaran a controlar la pandemia.

En efecto, es público que el panismo en el Congreso de la Unión y en todo lugar que se preste, solo aporta críticas, falsas verdades, campañas insanas, (sea de mala leche), e inventos, para estorbar los esfuerzos que hace la república para combatir el mal.

Eso al margen del ridículo de las caravanas vehiculares contra AMLO que además de risa, causan lástima.

Y ni modo que sea invento.

Con todo y eso, existe un sector empresarial que, ¡por fin!, reconoce que el tratado comercial México-EU-Canadá, servirá como detonante para la recuperación económica.

Y deje que entre los que así lo aceptan, (mediante respectivo documento público), está el dirigente de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, el archienemigo de la 4T, quien ha personalizado sus diferencias con López Obrador, llevándolas al terreno donde la pasión se vuelve enfermiza.

¿Cómo dicen que dice eso de que “cae más pronto un hablador que un cojo?.

Y hasta la próxima.