¿Extraditable EPN?

0
341

Max Ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Regresar al pueblo lo robado es uno de los objetivos del supremo gobierno. Falta mucho, pero poco a poco lo cumple. De esto dan testimonio algunas comunidades beneficiadas. Ahí donde la marginación extrema es producto de la corrupción que como sabéis, fue factor definitivo de la gran desigualdad mexica.

Un acto de justicia la recuperación de bienes obtenidos en forma ilegal, pero además una prueba de la solidaridad hacia los que menos tienen, es decir, a las víctimas directas del neoliberalismo, sistema rapaz por el que transcurrieron funcionarios y políticos de innegable vocación delictiva los últimos 36 años, cuando menos.

Salvo, claro, honrosas y escasas excepciones.

A tiempo las mayorías detuvieron el saqueo al votar por el régimen popular encabezado por AMLO.

A tiempo digo, para evitar la destrucción de la infraestructura iniciada con la privatización indiscriminada (y en algunos casos “generosos” obsequios), de bienes nacionales como teléfonos, ferrocarriles, bancos etcétera, y en general de toda clase de empresas producto del esfuerzo colectivo de muchos años.

Sea el patrimonio que perteneciendo a todos, fue utilizado por unos cuantos en beneficio propio, de amigos, familiares o cómplices financieros de todo tipo.

Fue apenas el comienzo, porque después llegaron las concesiones al capital, (especialmente al extranjero llamado “buitre” porque ataca a los países en decadencia), que no solo encarecieron la existencia popular, sino convirtieron al país en dependiente del exterior, incluso en alimentos cuando tiempo atrás, México era excelente exportador.

En cuanto a lo energético, de sobra son conocidas las consecuencias del desmantelamiento de PEMEX y la CFE que condujeron a la crisis extrema en este renglón y en algunos otros derivado de la destrucción de lo que fue, la gran industria nacional.

El neoliberalismo prostituyó las instituciones dando prioridad a la corrupción antes que al desarrollo social. Y los regímenes de De la Madrid a Peña Nieto hicieron de la función pública, la manera fácil y expedita de lograr cuantiosas fortunas personales a la sombra del poder.

Los políticos de la época simulaban gobernar, al tiempo que daban rienda suelta a su vocación de robar sin límite ni medida…esta palabreja “robar”, es feíta pero bastante clara y apropiada para acreditarla a quien corresponda.

Las reiteraciones de AMLO en cuanto a que la corrupción es el enemigo a vencer, significa que su derrota convertirá a los mexicas en una sociedad sana, igualitaria, democrática y sobre todo, fraterna.

Por supuesto estamos en la primera fase de un combate que sin embargo, va definiendo el desenlace final, el cual no puede ser otro que el triunfo de la honestidad sobre la inmoralidad, en el manejo de la administración pública…la victoria de “los buenos” es irreversible.

Hay evidencias del avance donde se incluye el convencimiento de sectores empresariales dispuestos a colaborar en esta cruzada. No es fortuito, por ejemplo, la disposición de los dueños de medios televisivos para participar en la modalidad educativa a que obliga las circunstancias sanitarias, o la colaboración bancaria para suavizar el impacto respecto de créditos u otros compromisos financieros.

Tampoco es ajena al proyecto moralizador, la colaboración patronal relacionada con el mejoramiento salarial de los trabajadores y su repercusión en el sistema de pensiones.

También hay mexicanos preocupados por las condiciones que enfrentan sus semejantes no favorecidos por la fortuna, por el contrario de otros dueños de capital cuyo interés solo es dañar a la república, como el dirigente de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, individuo obsesionado en atacar y discriminar sin razón, al régimen de la Cuarta Transformación, especialmente al Presidente.

Es un odio irracional influenciado por empresarios sin escrúpulos, algunos de los cuales han sido mencionados por AMLO en “las mañaneras”, más de una ocasión.

En este sentido, hay que insistir, sobre el papel que juegan ciertos medios de comunicación y “analistas” que extrañan privilegios a los que les acostumbraron anteriores gobiernos.

El asunto es que como producto de la corrupción existe enorme riqueza que debe ser devuelta a la sociedad, su legítima propietaria.

Para ello hay que enjuiciar a los ladrones, castigarlos por los delitos cometidos y obligarlos a reparar el daño. No hay de otra.

Habrá que ir por los culpables, por más que se escuden en influencias, nivel socio-económico o presunta impunidad derivada de “distinguida” heráldica…al final de cuentas están hundidos por su voracidad.

Devolver lo robado al pueblo. Por esto importa acelerar los respectivos juicios: hacer que Emilio Lozoya hable sobre las corruptelas en PEMEX, quiénes, cuántos y de a cómo.

¿Qué pasa por ejemplo, con los 200 millones de dólares de sobre precio pagados por la planta de “Pajaritos”?.

Aclarar también sobre la inocencia de aquellos que nada tienen que ver, y que con razón defienden su integridad moral.

¿A cuánto asciende el daño y cómo habrá que recobrarlo en beneficio de la nación?.

Recordad a César Duarte, el ex gobernador de Chihuahua, cuya cantidad de propiedades mal habidas es de cuento de hadas.

En el caso de Rosario Robles Berlanga, todavía no sabemos con certeza a dónde fueron a parar los miles de millones desaparecidos durante su gestión al frente de SEDESOL y SEDATU,  los cuales es tiempo de recobrar.

Hay que acelerar el paso, es demasiado el dinero que anda volando gracias a la impunidad. Los pobres no pueden seguir esperando cuando los ladrones están a la vista del portador.

                            UBICADO PEÑA NIETO

Aunque el canciller Marcelo Ebrard ha desmentido que Enrique Peña Nieto se encuentre bajo vigilancia o en custodia policiaca en España, el Fiscal General Alejandro Gertz Manero no lo ha hecho. Al menos el columnista no está enterado.

Pero  sí hay certeza que está ubicado en uno de los sectores más exclusivos de Madrid.

El rumor ha tomado fuerza en los últimos días, lo que en sabiduría popular significa que “cuando el río suena es que agua lleva”. Y se originó a raíz de reciente entrevista que hiciera Julio Astillero a Eduardo Buscaglia, famoso especialista y asesor internacional en asuntos de corrupción, quien incluso aseguró que tal vigilancia fue solicitada por el gobierno mexica.

Ya sabéis que EPN se ha convertido en la joya más valiosa en el combate a la corrupción. Y es que todos los caminos conducen hacia él.

Es señalado como presunto protagonista de actos ilícitos desde que fue gobernador del estado de México, ligado a empresas constructoras de dudosa solvencia, algunas españolas.

Sea que tiene buen cartel por aquellos andurriales, cuando siendo presidente presumió como “salvador” de la economía gachupa  al convertir a México en distinguido cliente de astilleros en quiebra…y al parecer hasta acciones compramos.

Todos los caminos conducen a EPN, digo, y el rumor podría ser anticipo de algo importante, si es que las declaraciones de Emilio Lozoya tienen el efecto esperado.

Custodiado o no, Peña Nieto ingresa al elenco de extraditables…culpas sobran y sus pecados no son de los que se puedan esconder debajo de cualquier piedra, o en los brazos de cualquier amorcito, que pa’l caso es lo mismo.

Y hasta la próxima.