‘Los pobres, enfermos, adultos mayores y médicos tendrán garantizada la vacuna’: AMLO

0
315

Por Agencias

Ciudad de México.- El proyecto de vacuna contra Covid-19 que desarrollan la Universidad de Oxford y la empresa británica AstraZeneca concluirá en noviembre la fase 3 de ensayo clínico y se someterá a evaluación de la autoridad sanitaria de México para su eventual producción, informó hoy el canciller Marcelo Ebrard.

La evaluación en el país estará a cargo de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), dijo Ebrard durante la conferencia  presidencial. Sin embargo, agregó que en el mundo diversas autoridades nacionales e instancias multilaterales deberán avalar su utilidad con estándares muy elevados.

Con la participación financiera de la Fundación Slim y laboratorios de México y Argentina, se estima que América Latina podrá acceder a esa vacuna para su distribución universal con siete meses de antelación, añadió el canciller.

Detalló que si bien México y Argentina participan en el acuerdo, nuestro país siempre ha reivindicado la accesibilidad universal para que no sea el mercado el que regule.

Ebrard comentó que el acuerdo México-Argentina no incluye a Brasil porque este país tiene un mecanismo específico. Sin embargo, la idea es que se pueda garantizar el acceso a todo el continente: excluyendo a Brasil, la población latinoamericana suma 420 millones de personas y las proyecciones de producción de la vacuna alcanzan 400 millones de dosis.

Recordó que México trabaja en diversos esfuerzos multilaterales, pero lo más importante de este acuerdo con Argentina y las instituciones involucradas es que se realiza con «el proyecto que en la actualidad es el más avanzado en el mundo».

FASE 3 EN CUATRO PAÍSES

La fase 3 del ensayo clínico se aplica a 50 mil personas en Inglaterra, Estados Unidos, Sudáfrica y Brasil, informó la representante en México de AstraZeneca, Sylvia Varela.

En su primera fase de ensayo el proyecto vacunal mostró una respuesta inmune al cien por ciento, indicó Varela.

De acuerdo con el proyecto, el grupo farmacéutico Insud de Argentina producirá la sustancia activa y el laboratorio Liomont ejecutará en México el terminado, envasado y exportación.

Varela explicó que se trata de un esfuerzo de “riesgo compartido” para una producción masiva inicial de entre 150 y 250 millones de dosis a «precio razonable». Indicó que se puede estimar que el rango por dosis no excederá los 4 dólares (alrededor de 90 pesos mexicanos).

Dijo que se trata de una alianza sin fines de lucro, cuyo único objetivo es el desarrollo de la vacuna que ayude a enfrentar los efectos devastadores del Covid-19. Detalló que el proyecto comenzó en marzo y abril pasados, cuando se inició la fase 1 aplicada en mil 700 individuos en Inglaterra.

Una vez con resultados de fase 3 y registro sanitario en México, en el cuarto trimestre se pasaría al proceso de transferencia de tecnología y durante el primer trimestre del año (2021) «arrancamos la producción”.

Indicó que México y América Latina tendrán prioridad en el acceso a la vacuna, pero hoy iniciarán contactos en la región para evaluar la posible colocación en cada país. Adelantó que  Colombia, Chile, El Salvador y Panamá han expresado ya su interés.

Sobre esta base, a partir de la premisa del riesgo compartido, se podría expandir la producción hasta 400 millones de dosis para América Latina.

A nombre de la Fundación Slim, Carlos Slim hijo explicó que esa entidad participará en el financiamiento para que exista la disponibilidad de productos sin fines de lucro y a precios accesibles. 

NI ESPECULACIÓN NI LUCRO: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que México fijó desde un principio a nivel multilateral que en el descubrimiento y elaboración de la vacunas no debería haber especulación financiera ni fines de lucro.

“Por eso estamos a la vanguardia de este proceso”. Comentó que ayer el presidente de Argentina Alberto Fernández se comunicó para informarle que habían firmado el acuerdo, por lo que se aceleraron las gestiones con Carlos Slim, que aportará recursos para financiar el proyecto.

Dijo que los esfuerzos mexicanos en este esquema parten de la premisa de asegurar la disposición constitucional del derecho a la salud, e implica acceso gratuito a medicamentos y vacunas. Por eso hace unos días, recordó, se habló de la disponibilidad de entre 25 mil millones de pesos hasta 100 mil millones.

“Para que no haya duda, darle garantías a todos el pueblo. Van a tener todos los mexicanos acceso a la vacuna, y no debe haber preocupación por la gente pobre. Tiene garantizada la vacuna, la gente más humilde, más pobre. No se va a quedar al final. Y los enfermos, los adultos mayores y los médicos». (Alonso Urrutia y Alma E. Muñoz/La Jornada).