Primer voluntario de México recibe en España la vacuna contra el Covid-19

0
260

Por Agencias

Ciudad de México.- Mientras México conmemoraba el 210 aniversario del inicio de la guerra de Independencia, el pasado miércoles 16, Ernesto Herrera se convertía en el primer voluntario mexicano, en Madrid, España, en recibir la vacuna contra el covid-19 desarrollada por la farmacéutica Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson.

El sábado 5 lo anunció en su cuenta de Twitter @ernestoherrera2: “Me he ofrecido voluntario para los ensayos de la vacuna de la Covid, pero no vi a nadie de la banderita ahí, tampoco vi a los de la banderita con la franja morada. Ni un solo político es voluntario. Menos defender tonterías y haced algo de verdad por la gente”.

Once días después, el director de fotografía y camarógrafo experimentado añadió: “Hoy me han puesto la primera dosis de la vacuna en ensayo contra la Covid. Esperemos que todo vaya bien y pronto se puedan vacunar los ciudadanos sin ningún riesgo. Reitero: ahí no estaban los de las banderitas constitucionalistas ni republicanas”.

Entrevistado por Telemadrid, antes de entrar al hospital, donde lo encontraron por casualidad, comentó que es voluntario porque ha visto morir personas por covid-19 y quiere dar el ejemplo de solidaridad a sus hijos.

–Ernesto, me decías: “alguien lo tiene que hacer”, pero no sé qué te ha llevado a ti a participar en este ensayo –preguntó el reportero madrileño.

–Bueno, mira, tengo muchas motivaciones para hacerlo. Una de ellas son mis hijos, otra, toda mi familia, y la responsabilidad de hacerlo.

“Yo, como te decía, mi mujer pasó una enfermedad muy grave y gracias a la ciencia se ha recuperado perfectamente. Entonces, creo que tengo que hacerlo, o sea, si no hubiese habido alguien que se prestara para todos esos ensayos previos a la enfermedad de mi mujer, no se habría salvado”.

Ante la incomprensión de sus hijos, porque lo hizo gratis, comentó que quería darles una lección de solidaridad, de lo que se debe hacer como seres humanos, como sociedad, para salir de esta pandemia.

Herrera aseguró que hará un video-diario contando cómo la va pasando día con día hasta concluir el ensayo.

“Sí, voy a ir contando más o menos cómo va todo el proceso. Quiero que quede registrado, que mis hijos vean cómo ha sido ese proceso. De todas maneras, en este tipo de ensayos somos muy pocos los que tenemos la oportunidad de vivirlo en la vida y creo que hay que documentarlo de alguna manera”, indicó.

–¿Tienes miedo? ¿Tienes reparo, ahorita que estás a puntito de entrar? –inquirió el entrevistador.

–¿Miedo? No. Me ha dado por pensar mucho en el camino, en el coche de Las Rozas aquí, y yo me siento animado, me siento entusiasmado por participar, ¿eh?

“A lo mejor soy tonto, como los ‘negacionistas’ que dicen que no y tienen su propia motivación, y pues me siento así como que a lo mejor estaré metiendo la pata haciendo esto. Pero son preguntas que me hago a mí mismo. No he pensado en ningún momento: ‘lo voy a dejar’. Podemos dejarlo cuando queramos, pero no se trata de eso. Ya estoy aquí y nada malo puede salir”.

Herrera explicó que no sabrán nada de los resultados de este experimento hasta dentro de poco más de un año. Ahí es cuando sabrán si les pusieron un placebo, o tantas dosis, si está inmunizado o no, pues el ensayo dura un año y un mes.

Este ensayo se realiza también en el Hospital de La Paz. Se prevé que 150 voluntarios participen, luego de que el 15 de septiembre, nueve días después de que se suspendieron los ensayos de la vacuna elaborada por AztraZeneca y la Universidad de Oxford contra el covid-19, debido a que provocó una reacción a la salud de una persona, caso considerado como excepcional, voluntarios españoles abandonaron el proyecto de vacuna elaborado por Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson y ha habido problemas para encontrar voluntarios mayores de 65 años.

“Nos ha afectado poco, porque al final ha sido tal el número de voluntarios que se han ofrecido que tenemos un nutrido grupo de voluntarios reserva”, aseguró ese día a Reuters el investigador principal de este ensayo, Alberto Borobi.

A estos “voluntarios reserva” pertenece Herrera, de 51 años, quien nació en la Ciudad de México, pero vive en Las Rozas, en Madrid, España, desde hace 22 años. Vivió en Mexicali, Baja California, y estudió en Cuba y Alemania, pero se casó y se fue a vivir a España. Tiene dos hijos adolescentes, ha hecho cine y ha participado en campañas políticas y de publicidad; además, ha realizado películas en México, España y Europa.

El 11 de junio, Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson anunció el inicio del primer ensayo clínico fase 2 en seres humanos para la segunda quincena de julio. “Se trata de la vacuna recombinante Ad26.COV2-S que se realizará aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo, con la cual se evaluará la seguridad, la reactogenicidad o respuesta a la vacuna y la inmunogenicidad o respuesta inmune en adultos sanos de 18 a 55 años de edad y en adultos de 65 y más”.

Respecto a las reacciones, Herrera confirmó después a diversos medios de información nacionales que tras la aplicación tuvo dolor en el brazo durante dos días y que debe acudir cada ocho días a la clínica para una revisión de sangre, detectar si ha generado anticuerpos o inmunidad, o si desarrolló alguna otra enfermedad a causa de la vacuna, que consta de tres dosis aplicables en distintas fechas.

“Pues ya me han vacunado, me han puesto la primera dosis y de momento todo fenomenal. Nos han hecho pruebas antes y después, así que de momento a esperar a la siguiente llamada que será en unos 28 días, nos han dicho, así que por el momento tenemos que controlarnos. Nos han dado un kit de autocontrol, donde viene un termómetro, algo para medir la saturación del oxígeno, la tensión, todo eso, bastante completo para lo que tenemos que hacernos en estos días, posterior a la prueba. Así que de momento bien y así va a seguir, yo creo que todo bien”, indicó el mexicano en un video que elaboró para documentar lo que está viviendo. (Rosalía Vergara/Apro).