Jinetes en la noche

0
271

Max Ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La consulta popular para enjuiciar a cinco ex presidentes de México, es constitucional. Así lo definió este jueves la mayoría de magistrados integrantes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. De manera que en este asunto, ni un paso atrás.

Ahora sí deben preocuparse Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto. Y es que el rastro delictivo que dejaron no es asunto menor…cuatro de ellos habitan en el extranjero por cierto: el primero en Londres, el segundo y tercero en EU, mientras que el último lo hace en España, solo don Felipe se la pasa en México, dicen que por miedo a que fuera del país lo aprehendan, debido claro, a su presunta complicidad con Genaro García Luna.

El señalado juicio trata del saqueo más grande en la historia del país y de esto tendrán que rendir cuentas quienes en sus respectivos sexenios, se convirtieron en dueños absolutos de la república…más que reyes, dictadores o tiranos.

Depredadores por convicción, ladrones por vocación que hicieron del poder el mejor instrumento para empobrecer a las dos terceras partes de la población, teniendo como aliados a empresarios, políticos y medios de comunicación.

Ahora fuera de su paraíso, enfrentarán el reclamo popular ya no como el grito desesperado de siempre, sino como el acto de justicia que esperó muchos años para convertirse en realidad.

Los adversarios de la 4T ya no dirán que significa una venganza de AMLO, porque el Poder Judicial se suma a la exigencia nacional, complementada por el Legislativo donde indudablemente también existe mayoría respecto de investigar a quienes hasta ahora fueron intocables.

No es solo lo material por lo que deben responder, sino por traicionar al México que hubo de soportar a un grupo de delincuentes que se atrevieron a negociar la dignidad nacional, como si no tuviéramos historia, principios y valores.

¿De dónde salió esta voraz generación?…por supuesto de la descomposición del ejercicio político que alcanzó niveles enfermizos durante el neoliberalismo. Y ni cómo negar que los cinco mencionados son ejemplos vivos de este periodo caracterizado por su podredumbre moral.

Ya es irreversible que los tales ex presidentes serán llevados a juicio, y hasta es probable anticipar que resultarán culpables, considerando que las evidencias son múltiples y variadas.

Cada cual en su tiempo, dañó no solo el patrimonio material, sino la valiosa herencia moral de nuestros antepasados, es decir, quisieron acabar con la grandeza de un país que supo sobreponerse a las más graves calamidades: desde la misma invasión de los gachupines, con todas sus consecuencias que incluyen, el robo impune durante trescientos años, pestes y enfermedades que diezmaron a la población a escasas semanas de que Cortés pisó territorio mexica, además de las masacres que por tan numerosas es imposible cuantificar; esclavismo, persecución religiosa que por lo general terminaba en la horca, “el quemadero”, o cuando menos en las torturas más terribles, siempre a nombre  de un cristianismo difícil de aceptar porque pretendía imponerse a través del terrorismo.

Por esto y mucho más, AMLO tiene razón en exigir que España y el Vaticano pidan perdón. Es lo que debieran hacer en busca de su reconciliación con la descendencia de sus víctimas, es decir, con los pueblos originarios como el nuestro.

A los conservadores asusta tal exigencia del Presidente de México, y ¡cómo no, si sus antecesores fueron perfectos cómplices de los propósitos imperialistas del pasado!.

¿Acaso no llevan la sangre de aquellos que colgaron las cabezas enjauladas de Hidalgo, Allende, Aldama y Jiménez en las cuatro esquinas de la Alhóndiga de Granaditas?.

Que no olviden que vistieron de “emperador” a Agustín de Iturbide, que celebraron la invasión del ejército napoleónico, que fueron a Miramar a ofrecer a Maximiliano la corona de México, que aplaudieron a Santa Anna cuando se autodenominó “alteza serenísima”, que combatieron al patriótico gobierno juarista y fueron fervientes partidarios de la dictadura asesina de Porfirio Díaz.

Ahora resulta que a estos reaccionarios traidores, les mortifica que AMLO “moleste” al Papa Francisco y al rey Felipe V1 al exigir que pidan perdón a sus víctimas. Y deje que hasta lo consideran una grosería cuando dicen, que ambos personajes son casi, casi divinos…hasta ha de creer.

El próximo año entonces, podría ser el de la reconciliación, cuando se recuerden los 700 años de la fundación de la Gran Tenochtitlan, los quinientos de la invasión gachupina y los doscientos de la consumación de la Independencia Nacional, donde por cierto, los conservadores se apropiaron de este hecho histórico, primero enalteciendo al asesino realista Agustín de Iturbide y después, ignorando a don Vicente Guerrero que como sabéis, más tarde fue asesinado por quienes siempre desearon el retorno del imperialismo europeo.

Así que con su anti patriotismo, los conservadores actuales no niegan la cruz de su parroquia…Y ni modo que sea invento.

Quedamos entonces, en que el enjuiciamiento de Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto es irreversible…será tiempo también de bonanza de aquellos despachos jurídicos que se dedican a defender a los corruptos más sofisticados de cuello blanco…si es que tienen defensa, si no, psss no.

                            DE LA INDIGNACIÓN AL VANDALISMO

Las manifestaciones actuales del 2 de octubre no se parecen a las de antaño cuando las consignas dominaban el ambiente. Con todo y la tragedia que significó, en la muchedumbre había respeto incluso hacia los represores. De otra forma perdíamos seriedad y podríamos caer en la provocación.

Sabíamos que estas marchas era anticipo de la inevitable transformación de la república…tarde o temprano los ideales serían prioritarios para una sociedad que avanzaba a pesar de todo.

La oligarquía observaba desde sus balcones lujosos, en tanto que por las calles de la gran ciudad una masa inconforme revivía sus heridas, hasta que medio siglo después vio la luz al fondo del túnel.

Fue entonces que la generación original del 68 pareció descansar al comprobar que sus ideales se convertían a la realidad. Y es que imaginar un gobierno popular fue parte del viejo sueño.

Las manifestaciones ahora son diferentes: se recuerda pero no se perdona…no hay olvido porque las almas asesinas todavía andan sueltas con todo y que sus cuerpos hace mucho dejaron de existir, aunque podrían haber reencarnado en los provocadores(as) del presente, que salen a dar razones golpistas a la reacción que suspira por los tanques, las bayonetas y el odio inyectado en las fuerzas represivas de entonces.

Hoy nos quedamos en casa para seguir creyendo que el mundo se pinta del color que imaginamos hace 52 años.

¡Salud por los que sobrevivimos y agradecimiento eterno para los que a mitad del camino cayeron para seguir soñando!.

SUCEDE QUE

Victoria, capital de Tamaulipas, es la ciudad de los fantasmas que nadie sabe de dónde llegan…aparecen, luego se esfuman para convertirse en castillos de arena bajo el farol de cualquier esquina…no les gusta la lluvia pero les agrada la noche, sobre todo cuando pueden recostarse “en el hombro de la luna”… ¿Defectos de origen, simple surrealismo?…no, solo resignación de los vencidos.

Y hasta la próxima.