PAN y PRI deben pedir perdón

0
356

Max Ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ni cómo negar la inmoralidad del sistema neoliberal cuando su descomposición llegó al más alto nivel. Ahora mismo dos ex presidentes sienten que el destino los alcanza y difícil será eludir la responsabilidad manifiesta. Sea que lo que no descubrió el tiempo ni el agua, lo están logrando investigaciones que tienen contra la pared a personajes impensados en otras circunstancias.

Lo cierto es que Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto están en lista de espera respecto de la corrupción que ya no hay duda, encabezaron desde el cargo más importante de la república.

Aquí no se requiere ninguna consulta para aceptar que se trata de hechos delincuenciales que por su propio peso, avergüenzan al pasado inmediato de la política nacional, y desde luego a los partidos que patrocinaron el ascenso de quienes aparecen en la página negra de la traición.

En este sentido PAN y PRI están obligados a pedir perdón por el daño patrimonial y desprestigio moral causados por quienes en su nombre y representación, gobernaron para desgracia nacional y faltando a la promesa de hacerlo por el bien de la república.

¿Calderón y Peña ignoraban lo que hacían sus colaboradores?. Infantil creerlo, sobre todo cuando Genaro García Luna y Salvador Cienfuegos Zepeda, respectivamente, se mostraban (y los mostraban), como funcionarios cercanísimos, es decir, partícipes de las decisiones más importantes relacionadas con la seguridad del país.

¿Acaso no sabían a lo que dichos personajes se dedicaban en sus ratos libres?. Este cuento de inocencia no se lo tragan ni los párvulos de guardería.

El asunto es que la corrupción institucionalizada por el neoliberalismo, es un escándalo que sacude las estructuras tradicionales del poder mexicano y otorga razón suficiente al combate contra el flagelo decretado por el régimen de la Cuarta Transformación.

Y por otra parte, los adversarios no podrán decir que AMLO ejerce venganza debido a las ofensas recibidas en el pasado. Nada de eso porque las acusaciones se originan en los EU como resultado de investigaciones que de alguna forma dañaron al gobierno vecino, a sus habitantes e instrumentos legales.

El caso del general Cienfuegos parece ser el más serio por las implicaciones a que remite. Durante seis años fue cabeza de una institución respetable y respetada que ahora sabemos, no debió dirigir. Y menos ser utilizada como instrumento para lograr objetivos personales… ¿No lo supo Peña Nieto?.

Aquí yo digo y sostengo que el Ejército merece un desagravio que ratifique la indudable confianza de los mexicanos. La ambición y vocación criminal de unos cuántos de ninguna manera van a ensuciar la tradición imparcial de su historia.

El caso de Cienfuegos es el más delicado, digo, dado que también sacude el interior de las fuerzas armadas. Es de suponer que la influencia del anterior titular es real y de alcances no imaginados.

Aquí AMLO ha de emplear toda su experiencia y conocimiento de la condición humana para diferenciar lo saludable para la república. Es del conocimiento público que diversos funcionarios actuales laboraron bajo las órdenes del ex secretario de la Defensa Nacional y es de suponer, le deben cierta lealtad, sin embargo esto justamente, es lo que podría obligar su renuncia, al margen de que López Obrador anticipó la correspondiente “limpia”. Insistir en que se trata de personas aisladas y no de la institución, ayudará a que el operativo se realice con la mayor discreción, disciplina y sobre todo, anteponiendo el interés del país.

Mientras tanto, seguramente este último hecho registrado en los EU, acelerará algunos pendientes en la Fiscalía General donde ya es tiempo, por ejemplo, de saber sobre el avance de las investigaciones derivadas de las declaraciones de Emilio Lozoya.

Bueno sería conocer la situación de los implicados en la corrupción de PEMEX donde como sabéis, sobresalen nombres que parecieran olvidarse, como Pedro Joaquín Coldwell, Luis Videgaray (de quien dicen, busca la residencia israelí para evitar posible detención). Incluso de Calderón y Peña Nieto, este último que ahora sí le pensará dos veces para viajar a los EU. (Por supuesto que los gringos no se tragarán el ridículo disfraz que alguna vez utilizara “para despistar” a sus fans y críticos, donde bien fue secundado por su novia Tania)…Y en cuanto a FCH, ni en sueños (“ni en estado inconveniente”, ha de acercarse ni siquiera a la frontera).

De manera que tanto EPN como Felipe, se encuentran “en el filo de la navaja”, dependiendo de las declaraciones de quienes fueran sus colaboradores… A saber, García Luna está en vías de convertirse en “testigo protegido”, lo que significa que ha de “cantar” lo que tenga a bien ahorrarle años tras las rejas, ello incluye por elemental lógica, referir la probable complicidad de su ex jefe en los presuntos delitos que se le imputan.

En cuanto al general Cienfuegos, es de creer que por la pesada carga de culpas que le acreditan, tendrá que buscar alguna salida y esta no podrá ser otra que referir el papel de EPN desempeñado en las mismas, digo, cuando los escrúpulos no son su fuerte. Y es que la mera verdad, como que no consideró donde empieza y hasta dónde llega la lealtad a la patria, menos ha de mostrar agradecimiento para un político que le dio la oportunidad de saciar su ambición personal.

¡Ah, bruto!.

                             ADELANTE CONTRA LA CORRUPCIÓN

Quedamos en que los últimos hechos dan la razón a AMLO para combatir la corrupción y si bien es cierto que mucho proviene de las investigaciones foráneas (sobre todo en EU), también es cierto que los expedientes en México son de igual o mayor importancia que los promovidos en el extranjero.

Algunos de los delitos por los que acusan a ex funcionarios y empresarios, son de orden internacional, así que difícilmente escaparán.

El columnista insiste en la necesidad de mayor información sobre quiénes y cuántos son los involucrados, digamos que es un asunto de transparencia, aceptable hasta donde la discreción judicial lo permita, desde luego.

Yo creo en el combate a la corrupción de la 4T, pero también creo que el Fiscal Gertz Manero debe abrirse y responder a la interrogante nacional sobre el avance del operativo más importante del sexenio.

Hay opacidad y ello pone en riesgo la credibilidad donde pareciera que aventajan las autoridades gringas en hechos, donde originalmente debieran ser informados los nacionales.

De lo anterior tampoco queda al margen Santiago Nieto Castillo, el titular de la Unidad de Investigación Financiera quien dejó atrás sus revelaciones sorprendentes, para refugiarse en auditorios de selecta concurrencia, envuelto en “rollos” técnicos que apenas entienden especialistas neoliberales.

Por las evidencias, hay tendencia en Nieto por ocultar información en perjuicio político de AMLO y su partido.

Ojo que el pueblo no es tonto, como asegura el propio Presidente.

SUCEDE QUE

Se realizaba un evento en el teatro Juárez (ahora de la UAT), donde asistía el gobernador Manuel A. Ravizé, quien era apasionado aficionado al beisbol. El mandatario tuvo necesidad de ir al baño, acompañándolo Marciano Aguilar Mendoza. Al regreso preguntó al líder agrario: “Oiga Chanito y aquí en Victoria, ¿juegan ligas mayores”?.

“No’mbre mi gobernador, aquí pura liga infantil!”.

Cualquier parecido con la realidad será mera coincidencia.

Y hasta la próxima.