¿Qué secretos guarda Rosario?

0
258

Max ávila

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Rosario Robles Berlanga ha decidido denunciar lo que sabe respecto a la corrupción que le tocó vivir en el sexenio anterior. Será “testigo protegido”, (lo cual equivale a lo que elegantemente denominan “criterio de oportunidad”), a efecto demostrar la presunta inocencia que sostiene desde hace casi quince meses, sea desde que permanece en prisión.

Hasta ahora la ex secretaria se comportó leal con la jerarquía neoliberal. Fue disciplinada y consecuente, a pesar de las evidencias que la colocaron en difícil situación. Hasta valiente se comportó sin el menor gesto de debilidad, por el contrario, en diversas ocasiones denunció ser víctima de persecución política encarando al régimen de la 4T. Una y otra vez exigió al poder judicial reconsiderara su caso, pero sus reclamos no prosperaron, ello provocó que en algunos sectores de la opinión pública se acusara a las autoridades de crueldad innecesaria desde el momento mismo de su detención, y de cierta humillación y maltrato que violentaron sus derechos de género, sea que existió misoginia al exhibirla como si fuera expresión viva de la maldad, casi, casi como un demonio hecho mujer.

En este sentido no se podrá culpar a López Obrador quien varias veces dejó entrever que se trataba de  un “chivo expiatorio” y no precisamente la responsable, sobre todo, del escandaloso asunto conocido como “la estafa maestra”, mediante la cual se desviaron algo así como siete mil millones de pesos, que al parecer, fueron utilizados en campañas de candidatos del PRI.

De concretarse la nueva situación de Rosario, pronto conoceremos detalles del manejo de esta y otras cantidades que pudieron tener el mismo fin. Aquí es donde vendrá lo bueno porque a saber, “la cadena de mando” estaba integrada por Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, en ese orden descendente.

Los trascendidos indican que el anuncio por parte de la Fiscalía será conocido en cualquier momento, (hasta ahora solo los abogados defensores han dado la primicia), será entonces cuando Rosario Robles adquiera otra personalidad ante la ley. No será más la que acumula órdenes de aprehensión y muy probablemente se convertirá de siniestra ex funcionaria a delatora consentida, algo parecido a lo que sucede con Emilio Lozoya quien gracias a su colaboración con  las autoridades, disfruta de envidiables privilegios, incluso ambos asemejan situaciones de abandono por parte de aquellos a quienes alguna vez sirvieron y de los que se convirtieron en probables cómplices.

La ex titular de Sedesol y Sedatu está dispuesta a hablar, es lo que sabemos, aunque lo más importante será que aporte las pruebas que avalen las denuncias que sin duda derivarán en escándalo mayor. Se trata de lograr su libertad y de alguna manera también la comprensión respecto de que solo obedeció órdenes superiores. Este será el punto neurálgico cuando aparezcan nombres y apelativos de los verdaderos responsables.

Llegó el momento entonces de conocer la verdad (es lo que esperamos), y de colocar a cada quien en su lugar y si Rosario lo decidió, tenga la plena seguridad de que no se andará “con medias tintas”, por la sencilla razón de que está en juego su libertad por presuntos delitos donde quizá solo fue el último eslabón.

El caso se pone interesante y habrá que voltear hacia Peña Nieto, Videgaray y Osorio Chong; conocer de ellos el grado de culpabilidad y en estas circunstancias comprobar si efectivamente nadie está sobre la ley, como asegura el gobierno de la Transformación, lo cual implica, que sin excusa ni pretexto, sean enjuiciados los tales por cuales ex funcionarios.

Primero hay que esperar que Rosario formalice su incorporación al “criterio de oportunidad” y después que declare y más que esto, que denuncie con todo detalle, la manipulación de que fue objeto. Y quizá lo haga con la seriedad que obliga la conquista de su libertad. Hay que considerar que también lucha por el rescate de su dignidad personal y política. No olvidéis que fue jefa de gobierno del ex DF, dirigente de un partido que nació limpio y nacionalista, pero sobre todo que como hembra ha salido airosa de los laberintos en que la colocaron las circunstancias.

Por supuesto esto último no la exime de culpas por haber pertenecido a regímenes corruptos, tampoco por “apuñalear” a la Izquierda (y a su líder histórico López Obrador), que la suponía una convencida luchadora social, o de su activismo a favor del PRI y el apoyo a personajes de negativo historial como “los chuchos” Ortega y Zambrano.  Al margen de su vida privada, Rosario tiene pecados políticos que la colocan muy cerca de la traición y esto sí que se lo ha ganado a pulso.

En los estertores del anterior régimen ya se conocía la denuncia relacionada con “la estafa maestra”, donde Robles aparecía en el centro del escándalo. Fue en un acto oficial donde EPN dijo a la entonces titular de Sedatu, “no te preocupes Rosario”, lo cual significaba que pese a todo tendría impunidad. Ahora quien debe preocuparse es el ex presidente, aunque dicese que no habrá denuncias más allá de Luis Videgaray, pero bueno, de ella dependerá que le creamos y en cuanto al gobierno, sabríamos hasta dónde está dispuesto a llegar.

Sea como fuere, lo cierto es que el régimen de la 4T está en la oportunidad de dar un golpe monumental a la corrupción…ojalá.

                                             PRIMERO GUALUPITA

Mientras tanto, ya ve como somos. Pareciera que lo menos importante es la fecha en que México contará con la dichosa vacuna contra la pandemia. Es de tal magnitud el negocio que los países desarrollados traen de cabeza al mundo bajo el objetivo de encarecer el producto. Seguiremos esperando hasta que se dignen a detener la mortalidad que en lugar de disminuir, se multiplica por culpa de la terca naturaleza que de vez en cuando recuerda a los humanos su frágil condición.

Sin embargo los mexicas estamos preocupados por otra situación, esta sí irrenunciable e impostergable. Se trata de celebrar la aparición de la Virgen de Guadalupe a Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el cerro del Tepeyac hace 489 años.

Y es que la demostración de fe, sí que es un problema en las condiciones sanitarias que vivimos. En la Basílica de la CDMX acuden un promedio de seis millones de personas entre el once y doce de diciembre de cada año, a las que ahora las autoridades no pueden convencer que no deben siquiera acercarse al lugar.

Tal vez en provincia la movilidad sea controlada, pero no así en el centro de un símbolo convertido en fenómeno latinoamericano. Por algo la Gualupita está considerada Emperatriz de América.

Le fe mueve montañas, dicen y en esta ocasión difícilmente los guadalupanos (entre los que se cuenta el escribidor), se contendrán, dado que a la creencia milagrosa siempre alentadora, se agrega el ruego mayor de que termine el coronavirus y volvamos a la normalidad.

Y parece que la Virgen de Guadalupe es la última esperanza. ¿Cómo detener a quiénes creen que lo divino define la existencia terrenal?.

SUCEDE QUE

Carlos Madrazo quien fuera líder reformista del PRI, (lo cual le costó la vida), decía que la audacia de los pendejos en ocasiones no tenía límite…y pue-que-tuviera razón.

Y hasta la próxima.